Missing image

EDITORIAL / Entre basura y erosión

Artice

Si de algo nos debemos preocupar en el Distrito Municipal Verón-Punta Cana, es por tratar de mantener la cuna de la actividad que mejores resultados aporta a la economía nacional: el turismo.

Cada año el Gobierno central y los diversos sectores celebran el crecimiento de la industria; de la cual, los números indican que se genera en esta zona del país; sin embargo, es necesario que se eche una mirada a la sostenibilidad turística, la que por los múltiples problemas ambientales y del cambio climático, podrían comprometer el futuro de la gallina de los huevos de oro.

Basta pasearse por emblemáticas playas como las de Los Corales, El Cortecito y Arena Gorda, en las que están concentrados la mayoría de los complejos hoteleros, para divisar enormes sacos de arena como contenedores de las aguas que penetran cada día más a las zonas de disfrute de los visitantes y comerciantes, produciendo esto un espectáculo nada agradable tanto para los vacacionistas, como para los inversionistas.

Y es que, la erosión, fruto de factores ambientales y de mala práctica del hombre, ha hecho que cada día vayamos perdiendo parte del hermoso litoral que nos hace prácticamente únicos en la región del Caribe.

A esto se suma el descontrol en la zona urbana, la que cada día crece de manera desproporcionada y sin ordenamiento, trayendo consigo el desborde de desechos sólidos en comunidades que prácticamente viven con condiciones de hacinamiento.

Para muestra, sólo hay que pasar por uno de los barrios carenciados ubicados en la llamada Doble Vía o calle Pastor Domingo de la Cruz, en la que hay dos enormes vertederos improvisados que están provocando daños a la salud de decenas de familias, muchas de las cuales sirven a la industria turística.

Lo mismo ocurre en el Hoyo de Friusa, en donde la contaminación ha degenerado en un brote de malaria, que mantiene preocupado el Gobierno. Con un basta, sería suficiente.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews