Editorial: Aislamiento, mejor remedio para el COVID-19

El Gobierno dominicano, a través del Ministerio de Salud Pública, sigue cumpliendo a cabalidad el protocolo establecido por organismos internacionales para hacer frente a la pandemia del coronavirus.

Este protocolo es una guía que incluye instrucciones para el manejo técnico-sanitario del COVID-19, pero que de igual forma establece los parámetros mundialmente aceptados para afrontar la rapidez con la que se propaga esta enfermedad, de naturaleza respiratoria.

La indicación más razonable de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ,es que las personas se mantengan en sus casas la mayor parte del tiempo, que hagan salidas puntuales o realmente necesarias.

Lo que intentan estas organizaciones, es impregnar en el pensamiento colectivo que mientras menos se exponen a multitudes, al contacto con mucha gente en un solo lugar, más remotas son las posibilidades de contagio.

Sin embargo, la experiencia de muchos países que actualmente se mantienen punteros en la cifra de infectados y decesos por el coronavirus, es que sus ciudadanos hicieron caso omiso a esas recomendaciones y el resultado fue desastroso.

En República Dominicana, luego de que el presidente Danilo Medina nos dijera a todos qué tan grave es esta crisis sanitaria que afecta al mundo, miles de personas continúan restándole importancia a las advertencias que persiguen evitar que los muertos e infectados se cuenten por cientos en nuestro país.

Los autobuses siguen operando atestados de personas, sentadas y de pies en los pasillos, y hay quienes hasta aprovechan para tomarse unas cervezas en compañía de varios amigos.

El coronavirus tiene un período de incubación que oscila entre los 15 y 24 días, lo que indica que hasta no terminado este tiempo cualquiera puede andar por esas calles infectado y contagiando a todos a su alrededor.

Es decir, los síntomas de esta enfermedad no se manifiestan en lo inmediato. Lo más razonable, entonces, es seguir las orientaciones de las instituciones facultadas para el seguimiento a esta dolencia.

Actuar de modo contrario, es crear las condiciones para que esta pandemia encuentre en comportamientos insensatos el caldo de cultivo perfecto para hacer inmanejable esta situación.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM