Dietas Keto: ¿Moda o salud?

PUNTA CANA. Mantenerse en forma no es siempre algo a lo que muchos recurran por una tendencia del momento, en gran parte de los casos llevar un estilo de vida saludable se deriva de condiciones imperantes en las que se debe cuidar la salud.

Sin embargo, desde hace ya unos años, ha surgido esporádicamente, la necesidad en los individuos de trabajar duramente para mejorar sobre todo su apariencia física.

Tal es el caso del aumento en la realización de ejercicios, a lo que popularmente se le llama “estar fit”, es decir en forma, o cambiar los hábitos sedentarios por estrategias que promuevan un cambio desde el funcionamiento interior del cuerpo hasta el exterior del mismo.

De toda esta avalancha y modernidad del adiestramiento físico, surge un componente y es la buena alimentación, ideal para rebajar de peso, desintoxicar el organismo de alimentos insanos y consumir en su reemplazo comidas mejor balanceadas, como por ejemplo, cuando se hace fiel seguimiento de los porcentajes de 35 a 45 % de carbohidratos; de 20 a 35 % de proteínas; y de 15 a 25 % grasas en un plato listo para degustar.

En vista de ello, existe la nueva modalidad de las dietas “Keto” que ha cobrado fama viralmente, por el seguimiento de algunos famosos que la promueven en sus redes sociales como parte de su rutina diaria de alimentación.

Esta dieta cetogénica, de acuerdo con su nombre científico, consiste en la ingesta de más alimentos ricos en grasas buenas y proteínas como el pescado azul, aguacate, aceite de coco y de oliva acompañados de una restricción de carbohidratos como los cereales, azúcares, e incluso de grandes cantidades de verduras y frutas, que al realizarse, simula un proceso similar llamado cetosis en la sangre, muy parecido al del ayuno.

Sin embargo, aunque pareciera ser una forma hábil de bajar de peso apresuradamente, tras una investigación realizada por la revista de fisiología, Journal of Physiology, se ha confirmado que, las dietas cetogénicas o keto son propensas a desarrollar la enfermedad de diabetes de tipo 2 en la etapa inicial del proceso, por el riesgo en la resistencia a la insulina que este tipo de dietas provocan, y que puede empeorar de no tratarse.

Esto último es un dato preocupante, pues para estas fechas en el año pasado, según el Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (Inden), la población dominicana ya sumaba al menos un 13,45 % de pacientes con diabetes.

Por eso, lo más recomendable para aquellos que desean bajar de peso es, acudir a un médico especialista en nutrición que logre de acuerdo con las necesidades del individuo un balance correcto entre lo que se debe ingerir y lo que no, que acompañado de rutinas de movimientos físicos ayude a lograr objetivos sanos y debidamente controlados.

Nancy González /[email protected]

Síguenos en Instagram