Playas de Bávaro

Diabetóloga-nutricionista advierte sobre los efectos nocivos por las altas temperaturas

HIGÜEY. Ante la ola de calor o altas temperaturas que se siente en el ambiente, la diabetóloga y nutricionista Julissa Fortunato Mora señala que hay que tomar medidas para las poblaciones más frágiles, quienes necesitan atenciones para el buen funcionamiento de los órganos vitales. Advierte que la deshidratación y sofocos podrían complicar algunas de sus condiciones de salud.

Asimismo, dijo que no todos los alimentos son óptimos para luchar en contra de esta ola de calor, ni combinan con las altas temperaturas, por estos ser productos potentes y nutritivos, pero pesados y poco digestivos como legumbres, quesos o estofados que pueden obligar a dirigir buena parte del riego sanguíneo al estómago.

En ese sentido, sostuvo que se recomienda el aporte de bebidas como el agua saborizada con diferentes frutas. Evitar los alimentos altamente diuréticos porque ayudan con la eliminación de líquidos y durante esta temporada se necesita una contribución mayor de estos. A menos que el individuo tenga alguna condición que así lo amerite.

De igual manera, destacó que “tenemos poblaciones más vulnerables como son los niños y adultos mayores, estos muchas veces por su incapacidad de habla o falta de sensibilidad a ciertas temperaturas podrían estar en riesgo de sufrir algún evento, por lo que se sugiere el uso de ropa fresca, consumir abundante líquidos, baños frecuentes para refrescar la temperatura corporal.

En cuanto a los pacientes hipertensos, manifestó que es importante que disminuyan el consumo de sal de mesa y tomar su medicación para evitar que los niveles de tensión arterial se eleven lo que podría acarrear complicaciones directas para su salud.

Mientras que los pacientes diabéticos que tienen algún tipo de complicación como neuropatía lo cual provoca disminución de la sensibilidad y por ende no perciben las altas temperaturas deben utilizar calzados donde el pie tenga espacio y que sea fresco, indicó.

También no descuidar su medicación y seguimiento con su especialista para el control de la enfermedad, puntualizó. Los pacientes obesos también son una población especial, ya que el sobrepeso y la obesidad por sí mismas aumentan el riesgo cardiovascular por lo que se recomienda uso de ropas frescas y consumo de bebidas no endulzadas para que se impida el aumento de consumo calórico, explicó Fortunato.

Además, resaltó que si se realiza alguna actividad física, la cual es beneficiosa para la salud, debe hacerse en una hora apropiada donde la temperatura no esté tan candente; llevar ropa fresca y tener a la mano agua para mejor rendimiento.

Fortunato Mora, añadió que el exceso de calor puede producir calambres, por pérdida de sales, agotamiento; malestar, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, sed intensa, deshidratación; decaimiento y sensación de postración; piel caliente y enrojecida, aumento de la temperatura corporal por encima de 40 grados inestabilidad al andar, mareos, pudiendo llegar a tener convulsiones y coma, ante cualquier efectos de estos que no se controlen con baño fresco, agua fría, hay que acudir a emergencias.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM