DETRÁS DEL HORIZONTE / …Y dale con el transporte

DETRÁS DEL HORIZONTE / …Y dale con el transporte

Artice
Darío Yrizarry.

Darío Yrizarry /
[email protected]

A veces cuando uno actúa como generador de opiniones y cuenta con los medios para divulgarlas, haciéndole llegar denuncias a la población sobre irregularidades existentes en algunos departamentos de gobierno, nos tipifican como enemigos del sector al que denunciamos, aseveraciones que en verdad en lo que a mí respecta, me dan tres pitos y una flauta. Pero la responsabilidad ha tocado mi puerta día tras día los 365 días del año por muchas décadas, moldeando mi conducta cual alfarero al barro; y esta formación que hemos adquirido nos obliga a seguir opinando sobre algunos problemas existentes en nuestra demarcación, aunque estas provoquen algunas ronchas.
Hemos sido reiterativos con relación al desorden en el transporte de la provincia La Altagracia, pero muy puntual sobre el de nuestra demarcación turística, que en esa materia estamos exhibiendo un atraso no propio del nivel y lauros que nos hemos ganado como destino turístico líder.
¿Se hace tan difícil aplicar los correctivos que la ley pone a disposición para humanizar el transporte de trabajadores de la construcción en Verón-Bávaro-Punta Cana? ¿Qué hace falta para su aplicación? ¿Estamos esperando una catástrofe para corregir este desorden? Los “operativos”, método obsoleto a que nos tienen acostumbrado, es correctivo en el momento pero no resuelve nada de manera definitiva.
A pesar de que aquí tenemos un vice ministro de Obras Públicas, un asesor del Poder Ejecutivo en materia de Transporte que, a su vez, es empresario del ramo, podemos afirmar que el transporte nuestro es uno de los peores del país.
Los riesgos no calculados en el transporte de personal de la construcción son tan elevados que asombra las estadísticas. Aquí las empresas constructoras como Codelpa, que es una de las más relevantes y prolifera en materia de construcción de hoteles del área, hace del transporte una selva y ninguna autoridad competente (incluyendo el Intrant) es capaz de ponerle la tapa al pomo.
Esta empresa subcontrata diversas constructoras, pero no le exige ni sugiere a los ingenieros y maestros que se alían a ellos sobre la manera digna y adecuada de transportar sus trabajadores, quienes tienen que soportar un hacinamiento en camiones sin la más mínima protección, tal y como se acostumbra transportar los animales en los campos dominicanos, poniendo en riesgo sus vidas día tras día.
Escenas como las que he sido testigo de hecho, aquella que un miembro de los Amet le levanta una contravención a un conductor que lleva montado detrás en su vehículo de carga una persona, tal vez haciendo un favor a dicho ciudadano. Pero a su vez la misma tarde del incidente hemos visto pasar camiones repletos de estos trabajadores por los frentes de los agentes y nunca han sido detenidos. ¡Nos encomendamos a Dios!

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews