DETRÁS DEL HORIZONTE / Turismo de Salud

Darío Yrizarry .

DARÍO YRIZARRY / [email protected]

En esta recién pasada semana un nuevo hecho luctuoso acontecido en una clínica de estética donde lamentablemente y por enésima vez murió una señora luego de haberse hecho una cirugía reconstructiva de senos.

El cirujano, un médico muy reconocido en los medios artísticos dominicano es el mismo que se ha visto envuelto en otros casos de muertes, el mismo Héctor Cabral Guerrero que en el año 2010 fue arrestado por las autoridades de N.Y. acusado de dar consultas a dominicanas residentes allí sin autorización, para luego someterlas a cirugías en la República Dominicana.

Pero lo más preocupante para nosotros fue leer con asombro en un periódico de circulación nacional que ese mismo doctor que goza de mucho prestigio entre los galenos, es considerado un referente en materia de “Turismo de Salud”.

Entonces, cuando leemos o escuchamos hablar sobre “Turismo de Salud” en la Republica Dominicana como un concepto de moda, se hace obligatorio recurrir a la historia a los fines de satisfacer nuestra curiosidad investigativa, tomando en consideración que esta modalidad (de relieve en el mundo) no es nada nueva; que los griegos en su época de apogeo ya ofertaban turismo de salud, seguido de los egipcios con sus famosos baños saunas y otros tratamientos.

Países como Israel, Costa Rica, Reino Unido, Canadá y Singapur se sitúan en el top de los destinos preferidos por los estadounidenses para hacer turismo de salud, cuya modalidad posee un fuerte arraigo entre ellos y quienes están organizados en torno a grupos tales como la “asociación de Turismo de Salud del estado de Florida” Más cerca de nosotros, Cuba posee un enorme catálogo de servicios de salud con instalaciones modernas cuyos resultados están avalados por las autoridades de la Isla en base a los avances de investigaciones científicas de vanguardia reconocidas a nivel mundial, lo que ejercen una atracción de miles de turistas de todo el mundo.

Si bien es cierto que nuestro país ha entrado en la diversificación de ofertas a nuestros visitantes, no es menos cierto que en materia de salud el reconocimiento mundial no ha tocado nuestra puerta, por lo que esta ausencia me mueve a preguntar cuáles son los servicios que tenemos en nuestra condición de oferente de un destino de fama mundial como Punta Cana.

También es preciso preguntarnos sobre cual institución gubernamental o no recae la regularización y/o supervisión de las ofertas en “turismo de salud”.

Precisar bajo qué condiciones y criterios opera un centro de salud o clínica estética (como subsector) es de igual manera una pregunta prudente. Y la pregunta de oro que no podemos dejar: ¿Está Punta Cana ofertando esta modalidad a través de los centros de salud privados que operan en la zona? Si es la respuesta es un sí, ¿quiénes las supervisan?

Basado en el atraso de nuestro sistema de salud en ausencia de trabajos de investigación científica, la RD no estaría preparada para ofertar turismo de salud, no importando las opiniones encontradas. Es una cruda realidad que debemos enfrentar con responsabilidad y sin pasión.

Síguenos en Instagram