Cultura y sociedad: Interrogantes introspectivas a propósito de PISA 2019

Cultura y sociedad: Interrogantes introspectivas a propósito de PISA 2019

Adolgo Duluc | [email protected]

En un artículo anterior estuvimos conociendo el punto de vista de prestigiosos académicos y pedagogos acerca del quehacer magisterial y de los sistemas educativos y, modestamente, externamos nuestra opinión junto a las de ellos, con el propósito de contextualizar los resultados del Informe PISA 2019.

Por lo dicho anteriormente, esta vez se nos ocurre servir sobre la mesa de la reflexión algunas preguntas, que a nuestro juicio, pudieran guiarnos y llevarnos a una discusión razonable, científica-académica y sin prejuicios y, al mismo tiempo, darnos luz en este tema que cada día se torna más oscuro, sobre todo, cuando la opinión pública no cesa de cuestionarse qué se está haciendo con el 4 %.

Primero, ¿el Ministerio de Educación (Minerd) ha provisto de bibliotecas equipadas con libros y recursos, con el personal adecuado y bien entrenado y con el espacio físico pertinente a cada escuela del país? Y si las tuvieran, ¿cuáles son los estándares?

Segundo, ¿todas las asignaturas que componen la malla curricular tienen sus libros para cada Ciclo y Grado? En otras palabras, ¿tienen los maestros y los estudiantes libros actualizados para cada asignatura y para cada grado, incluyendo la educación técnico-profesional?

Tercero, ¿en la Tanda o Jornada Extendida los estudiantes participan de algunas asignaturas o actividades diferentes a las que tradicionalmente se han enseñado? Dicho de otro modo, ¿qué reciben los estudiantes durante ocho horas de docencia?

Cuarto, a parte de la «pizarra verde y las tizas blancas», ¿cuentan las escuelas públicas y privadas con aulas dotadas de recurso multimedia? Mejor dicho, ¿al menos, tienen un proyector (data-show), algún Smart TV, alguna bocina o radio para hacer de las clases una experiencia más atractiva?

Quinto, ¿se incentiva a los docentes para que incursionen en investigaciones en las diferentes áreas del quehacer académico-científico? ¿Se les costea para la publicación de dichos hallazgos? ¿Se les motiva a que su educación continuada o permanente sea activa y bien remunerada?

Por último, ¿el desayuno y el almuerzo escolar lo es todo? ¿El cambio en el color de los uniformes influye positivamente en el intelecto de los estudiantes?

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM