Karina Aristy en La Revuelta de la Mañana

Conflicto entre Higüey vs Verón-Punta Cana por cobro de arbitrios podría alejar inversionistas

Verón-Punta Cana.  La mejor forma de recrear la relación de la Alcaldía de  Higüey con la Junta Municipal de  Verón-Punta Cana con el caso de los impuestos municipales que se recaudan en la zona turística,  es como dos hermanitos del hogar, quienes  por mandato de los padres (La Altagracia), el dinero que obtenga el más pequeño se debe compartirse mitad y mitad. Así que el hermano menor (Verón-Punta Cana) debe entregarle -por ley- todo el dinero que recauda a su hermano mayor (Higüey), quien a la vez debe repartirlo 50-50.

Hasta ahí todo bien, según lo planteado por el Tribunal Constitucional, a través de la sentencia  TC/0152/13, en referencia al expediente TC-03- 2012-0002.

A través de una entrevista en el espacio La Revuelta de la Mañana del emisora Kool FM, del Grupo EB, Karina reveló que desde enero a noviembre del 2018, se ha cobrado por concepto de arbitrio en Verón-Punta Cana unos 90 millones de pesos, dinero que se ha partido mitad y mitad, como lo establece la ley.

El impasse se origina porque el hermano mayor (Higüey) se queja porque el menor (Verón-Punta Cana) no está reportando todo el dinero que recauda, sino que se está quedando con parte del mismo y lo está manejando a su antojo. En otras palabras, significa que hay corrupción.

La alcaldía del municipio cabecera ha reiterado en varias ocasiones que  esa oficina es “ilegal”,  ya que solo es Higüey, es el que la  tiene potestad para cobrar los impuestos. Pero este dilema podría afectar al inversionista que llega a Punta Cana, ya que al no estar orientado y ser víctima de este conflicto, podría retirarse de invertir en el país.

La alcaldesa les advirtió a los constructores que es en Higüey que deben pagar, de lo contrario, no obtendrán los permisos correspondientes.

Karina Aristy ha mostrado preocupación por el desorden, según expresa, hay en la  Oficina de Planeamiento Urbano de la Junta Municipal Verón-Punta Cana, departamento que gestiona el dinero que entra por la fiebre de construcciones que hay en el distrito turístico.

La Oficina de Planeamiento Urbano de Verón partes de los arbitrios y no lo reporta a su superior, sin saber qué pasa con el dinero. Tampoco, los vocales de Verón-Punta Cana rinden informe -que debe hacerse cada tres meses- a la  a Higüey, según manifestó Karina.

 

 

 

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM