Con tres años cumplidos, la gestión distrital aprobó unas materias y se quemó en otras

Ramón Ramírez (Manolito).

Verón.- Mañana es Día de la Restauración y en todo el país los alcaldes y directores distritales realizan la rendición de cuentas del último periodo de gestión ejecutado, donde justifican los gastos del presupuesto y cada una de las acciones que pudieron desarrollar en un año.

En el caso del Distrito Verón-Punta Cana, el director municipal de esta demarcación, Ramón Ramírez (Manolito), tuvo sus altas y bajas.

Algunas de las obras prometidas desde hace mucho tiempo, y que se construirían para el periodo 2018-2019, como el Cementerio Municipal de Verón, la Casa de la Cultura y el Paseo Jelly Fish, no pudieron concretarse y la población sigue a la espera de su ejecución.
Los ciudadanos, además, esperan resultados más efectivos en cuanto a la reparación de las calles, asfaltados de comunidades, que aún no han sido incluidas, y el mantenimiento constante de los espacios públicos.

La gestión distrital, durante el periodo 2018-2019, pese a algunos temas pendientes, desarrolló e inauguró varias obras, como parques en distintos sectores de la demarcación turística, pavimentó calles de comunidades que nunca antes habían sido tomadas en cuenta y puso en marcha una funeraria municipal en La Ceiba.

Algunos presidentes de juntas de vecinos no están muy contentos con la labor de Ramírez en sus comunidades, pero otros respaldan las acciones que pudieron concretarse en estas áreas. Esperan que para el cuarto y último periodo del actual incumbente distrital, las obras pendientes puedan materializarse y las mejoras en los sectores avancen significativamente.

Sin resolver

Cementerio municipal de Verón.

Una de las obras de mayor envergadura y que la población espera con ansias, es la construcción y puesta en marcha del Cementerio Municipal de Verón, ya que el de La Ceiba está en su punto de colapso y no tiene espacios para recibir a un muerto más.

A raíz de situaciones anteriores, como inundaciones y descuido del campo santo de La Ceiba, desde finales del 2016, las autoridades distritales han anunciado la construcción del Cementerio Municipal de Verón, que permitiría descongestionar el ya existente y tendría mejores condiciones para una sepultura digna de las personas.

En lo que será este nuevo campo santo, se han construido parcialmente los nichos y parte de la infraestructura de la obra, así como el encalichado de la vía principal de acceso, que inicia en el sector Las Dos Jardas y cuyo trayecto es de unos 4.5 kilómetros
Pese a estos “avances”, los alrededores del Cementerio Municipal de Verón lucen en abandono, aun sin ser inaugurados. La maleza y la falta de acondicionamiento de sus instalaciones ganan terreno, mientras que los munícipes, cuando pierden físicamente a un familiar, deben trasladarse hasta La Ceiba, a unos 30 kilómetros de Verón, para darles cristiana sepultura a sus seres queridos.

El Cementerio de Verón aparece en el presupuesto 2017, específicamente en la cuenta de Inversión, en el clasificado 11-05-15-51, con un monto de 4 millones 198 mil 063 pesos.

El director municipal, Ramón Ramírez, el año pasado solicitó la terminación de la obra con la reestimación presupuestaria de ese periodo, con un monto de 3 millones 553 mil 721 pesos, de acuerdo a la clasificadora 11-15-51. Es decir, los trabajos de este nuevo campo santo ascienden a más de 7 millones 750 mil pesos.

 

La Casa de La Cultura en Friusa.

La Casa de la Cultura es otra de las obras donde no se avanzó mucho. Su inauguración estaba prevista para mediados del pasado mes de diciembre, pero sin dar mayores detalles su puesta en marcha se suspendió. La obra casi está en etapa de culminación, faltando el amueblado.

La construcción, que tiene un monto de 2.1 millones de pesos, fue retomada en el último trimestre de 2018, tras permanecer abandonada durante mucho tiempo y servir de albergue para algunos haitianos. Actualmente, las letras que indican que la infraestructura es la Casa de la Cultura casi ni existen, y sus alrededores lucen en abandono antes de inaugurarse.

Igualmente, la calle-paseo Jellyfish, con un monto asignado de 3 millones 118 mil pesos, tampoco presentó una evolución importante el año pasado, y los comerciantes de esta playa de Bávaro esperan que sea culminada prontamente, para contribuir a su desarrollo turístico.
Esta obra luce parcialmente construida y sus trabajos se agilizaron en enero de este año. Actualmente, los turistas para ingresar a la playa pasan por encima de blocks, restos de cemento. La Junta Municipal estima que en lo adelante dará por terminada la obra y procederá con la inauguración.

Los hoyos en las principales avenidas de la zona turística siguen siendo el talón de Aquiles de la gestión distrital y un dolor de cabeza para los transeúntes, puesto que cada día aumentan su tamaño y representan un riesgo de accidentes automovilísticos.
Acciones

Durante el periodo 2018-2019, el Ministerio de Obras Públicas envió a Verón-Punta Cana 6 mil metros cúbicos de asfalto, con el que la Junta Municipal inició la pavimentación de varias comunidades que habían quedado pendientes a mediados del periodo anterior.

También se culminó la Estación del Cuerpo de Bomberos de Verón, los parques Campo Lindo y Villas del Mar, encalichado y posterior asfaltado de sectores como Juanillo, Don Polo, Las Flores, Hoyo de Friusa, Kosovo, Villa La Fe y Lotificación Verón, entre otros.

Asimismo, fueron atacados varios de los vertederos improvisados de Verón y Bávaro, y este año la Junta Municipal estuvo en constante coordinación con el Plan Dominicana Limpia para la intervención del vertedero Guiri-Gui.

Durante este año de gestión que termina mañana, el director municipal de Verón-Punta Cana estuvo muy activo en reuniones con embajadores de Argentina, España, Israel, Estados Unidos, China, Chile y Colombia, para promover las potencialidades turísticas de la zona y lograr un mayor acercamiento con autoridades y empresarios de la demarcación.

Recientemente, la Junta Distrital inauguró la funeraria municipal de La Ceiba, que brindará servicios mortuorios completamente gratuitos a las personas de pocos recursos financieros que lo requieran.

La funeraria municipal de La Ceiba cuenta con una capilla, oficina, sala de espera, sala de empleados, cocina, área de preparación, baños, parqueo para motores y carroza fúnebre y sistema de bombeo. Esta es la segunda funeraria municipal del distrito que la Junta Municipal pone en funcionamiento, pues la primera se inauguró en Verón, en agosto de 2017.

También, hizo entrega de equipos para las iglesias y ha ejecutado la construcción de aceras y contenes de varios sectores de Bávaros, así como la reparación y puesta en marcha de nuevos imbornales.

En el periodo 2018-2019, la gestión de Ramírez apoyó acciones deportivas, como el inicio de la obra del Multiuso de Verón y entregó uniformes al equipo de softball Las Elegidas de Verón.

Evaluación

La presidenta de la Junta de Vecinos de Villa Esperanza, Isabel Leonardo (María Villaplaywood), dijo que en el sector que representa faltaron muchas acciones por parte de la Junta Municipal.

“Hicieron pocas cosas, ya que solo en la calle 4 nada más fue que asfaltaron. Más nada han hecho y todas las demás calles están que dan pena”, expresó. A su juicio, Villaplaywood ha sido una de las comunidades más olvidadas de la actual gestión distrital.

El presidente de la Junta de Vecinos Monte Verde, del sector Mata Mosquitos, Cristóbal Rijo, señaló que la arrabalización en esta comunidad se ha multiplicado y las calles siguen en muy mal estado. Rijo indicó que la recogida de basura también ha sido deficiente y solo en los primeros días de este mes, fue que mejoraron un poco en lo que respecta a este tema.

Para el líder comunitario de Friusa, Víctor Olivo, sostuvo que durante el tercer periodo se arreglaron las aceras y contenes, así como realizaron bacheo de las calles.

“Faltan más cosas como un play que es de suma importancia para los jóvenes de nuestra comunidad”, destacó.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM