Campesinos seibanos reciben con pesar e indignación declaraciones de Peralta

“Hacemos lo que el presidente diga. Si nos dice que sí, será así y si nos dice que no, también lo entenderemos”.

El Seibo. – Los campesinos de la asociación Mamá Tingó de La Culebra, Vicentillo en esta localidad, reaccionaron indignados ante declaraciones del ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, al confirmar su retiro del diálogo para la reubicación de los labriegos.

Dijeron sentirse traicionados por Peralta, quien les recibió en Palacio y ordenó la medición de los terrenos que habitan los campesinos. A la vez hicieron nuevamente un llamado al presidente Danilo Medina, para que hable con ellos personalmente.

Apuntaron que mientras aguardan pacientemente en el local de la Congregación Dominicas del Rosario, por una respuesta positiva del Gobierno, les llega la noticia del retiro de Peralta que buscaba  una solución a los 613 campesinos desalojados.

Rossa Rosario, quien es miembro de la asociación campesina, dijo que esa no era la respuesta que esperaban, al tiempo que negaron las acusaciones del ministro, señalando que nunca les han faltado el respeto ni desconfiado de sus palabras. “Estamos indignados, esta noticia nos ha conmovido porque nunca hemos faltado al ministro. Hemos sido abusados y solo pedimos una solución, no nos esperábamos esta respuesta y de aquí para la tierra. Seguiremos en pie de lucha hasta que el presidente hable con nosotros”, afirmó.

Asimismo, Dominga Rossa, quien nació y se crió en los terrenos de Vicentillo, sostuvo que se sienten decepcionados con una noticia que marcaría un retroceso para la lucha que mantienen por los terrenos que por años han producido, le exhortó al presidente que los reubique y le encuentre salida a una peregrinación que lleva ya cerca de dos meses.

“Le pedimos al Presidente que por favor nos mande a nuestras casas, tenemos dos meses aquí, que hable con nosotros, hacemos lo que él diga. Si nos dice que no, lo entenderemos y si dice que sí, también entenderemos, pero queremos que hable y que nos reciba. Queremos explicarle por nosotros mismos. Negamos lo que dice Peralta, el único mal que hemos hecho es reclamar nuestras tierras que nos han quitado luego de años de sacrificio. Estamos decepcionados, si los títulos del cubano son legales, nosotros salimos, pero son nuestros”, advirtió la dirigente campesina.

De su lado Leónidas Jiménez, dijo sentirse indignada con las declaraciones del ministro y señaló que se deben a que “de algo tienen que agarrase” para retirarse de las negociaciones, ya que según ellos, involucran intereses. “Estamos bien conscientes de que esos terrenos son  nuestros, pero entendemos que de algo tienen que agarrarse. Si no fueran nuestros, no se hubiesen ocupado en ir a medir. Ha habido negociaciones vandálicas, parte de ellas han sido las del ex abogado del Estado, nos destruyó y nos endeudó. No esperábamos esto ahora, Danilo Medina, yo entendía  que nunca permitiría esto y, que por una sola persona abandonaría 613 familias”, ponderó.

Los productores llamaron a la atención del presidente Danilo Medina para que acuda al dialogo y se reúna con ellos, piden les dé la cara ya que según dicen las únicas armas que tienen para luchar son las manos y que ya no aguantan más maltratos. Al tiempo denuncian que el presidente ha sido mal informado sobre la situación y que le han dicho mentiras sobre los campesinos, manipulando la realidad.

En tanto el sacerdote Miguel Ángel Gullón, quien ha acompañado a los campesinos en esta lucha, sustentó que los mismos solo quieren las tierras que les vio nacer y que permanecerán en la capital hasta tanto se les dé una buena respuesta y se les garantice seguridad a las familias que han quedado en Vicentillo, ya que han sido víctimas de amenazas sin que la fiscalía de El Seibo, haya hecho nada al respecto.

Gullón contó además, que solicitarán a las distintas instituciones que les han respaldo, para darle continuidad a la lucha con las actividades que tenían programadas y que reanudaran pese al revés que han recibido con las afirmaciones del ministro Administrativo de la Presidencia José Ramón Peralta, quien en la primera reunión que sostuvieron con miembros de la asociación Mamá Tingó, declaró sentirse  conmovido con la causa de los campesinos.

Los labriegos, muchos de los cuales se encuentran en Santo Domingo desde el pasado 21 de octubre, llegaron caminando hasta el Palacio Nacional, para reclamar 20 mil tareas que ocupan, desde entonces han sido víctimas de represiones y desalojos en su contra.

En la mañana de hoy Peralta dijo que el proceso era complejo y que se retiraba porque no quería ser utilizado en “politiquería” y que su esfuerzo no fue valorado acusándosele de no hacer nada para solucionar el conflicto, dejando así las negociaciones  en manos de instituciones como el Instituto Agrario Dominicano (IAD) y el Consejo Estatal del Azúcar (CEA) y Titulación de Tierra.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM