Calvicie: ¿Moda o padecimiento?

Verón-Punta Cana. Ser calvo ya no será un complejo para muchos. Las tendencias han cambiado, y el cuidado personal en aquellos que sufren de la pérdida del cabello se ha convertido en una moda que más de uno ha optado por seguirle el juego.

La calvicie, caída del cabello, o alopecia, como es conocida científicamente se produce por distintos factores. Entre ellos el estrés, pues aunque parezca incierto, el estar sometido a altos niveles de estrés puede hacer que después de sufrir un choque físico o emocional se perciba la caída su caída, aunque esto fuere temporalmente.

Otra razón de la calvicie son algunos estilos y tratamientos que someten a un estiramiento excesivo del cabello y que igualmente manifiesta una caída de manera temporal, aunque, si se producen cicatrices la pérdida puede llegar a ser permanente.

También por exponerse a tratamientos médicos en donde exista la necesidad de realizarse radioterapias, quimioterapias o el consumo oral de medicamentos; así como por los cambios hormonales del embarazo, el parto, la menopausia y los problemas de tiroides que provocan pérdidas temporalmente del pelo. Pero estas solo son causas ocasionales sujetas a otras condiciones.

La causa más común de la calvicie es por las características hereditarias acompañadas por la edad. Cuando se trata de esta naturaleza, la calvicie se convierte en un padecimiento real y para siempre, del cual genéticamente resulta difícil de escapar.

SÍNTOMAS

Es importante aclarar que, la calvicie es más común en los hombres que en las mujeres. Esto es debido a que los hombres producen las hormonas testosterona, la androsterona y la androstendiona que en esencia se encargan de generar los caracteres sexuales del hombre.

En ese orden, un preaviso de que se está por llegar al punto de la pérdida tanto parcial como total, son la pérdida del grosor del cabello gradual en la parte superior de la cabeza; los puntos de calvicie en formas circulares o parches; la pérdida repentina; o los parches de descamación que se diseminan en el cuero cabelludo.

Pero no siempre la calvicie se manifiesta como algo normal o una respuesta del cuerpo por el sometimiento de diversos procesos. En algunos casos, aunque simule algo natural, debe acudirse a un médico que pueda determinar las causas por las que se da. El cabello que más pierde su fuerza es el de la parte alta de la cabeza, y su ciclo de vida varía dependiendo de dónde se produzca.

Por ejemplo: En la parte alta de la cabeza dura alrededor de tres a cuatro años; en los temporales la duración es de cinco años; y en la región occipital solo es de siete años. Si hay una pérdida del cabello más que de lo habitual al peinar o lavarlo; si la pérdida es repentina o en parches; o si llega al punto de crear un daño emocional que no le permita sentirse cómodo consigo mismo, son razones para acudir a un médico.

COMO EVITARLO

Desde luego si se trata de un factor hereditario es casi imposible detenerlo. Sin embargo, es factible prolongar la caída, evitando peinados tirantes como las trenzas, o colas de caballo; dejando de usar gorras o accesorios similares; evitando los tratamientos fuertes como los rizadores calientes, las planchas para el cabello, los aceites calientes y las per manentes; protegiéndolo de largas exposiciones al sol; y dejando de fumar, pues en algunos estudios se ha demostrado la relación entre el tabaquismo y la calvicie, primordialmente entre los hombres.

LOS TRATAMIENTOS

Algunos tratamientos van desde posturas de remedios realizados en casa, hasta lo más elaborado y científico, donde intervienen médicos especialistas del área. Los tratamientos más comunes son los de la aplicación del té verde, que estimula el crecimiento del cabello y fortalece las fibras del cuero cabelludo; el uso de vitaminas y medicamentos como los de la y el finasteride, que son fármacos antiandrógenos, es decir fórmulas de supresión hormonal; las micro inyecciones de dutasterida, que sirven para sustituir la ingesta de pastillas.

Y en otro orden se puede recurrir al uso del peluquín elaborado por estilistas profesionales; o por el contrario, de manera más compleja se puede optar por el implante de pelo que a algunos genera más tensión por su rigurosidad, ya que implica un sometimiento quirúrgico necesario de anestesia local, que consiste en rellenar los folículos del área e que se desee implantar el pelo.

Nancy González /[email protected]ávaro.com

Síguenos en Instagram