Café claro: ¿A qué está jugando el nuevo gobierno?

nancy

Café claro: ¿A qué está jugando el nuevo gobierno?

Nancy González | [email protected]

En los últimos 24 días del nuevo gobierno he notado algunas incongruencias.

Usted me dirá que es muy pronto para incurrir en la siguiente crítica, pero considero pertinente que quien me lea comprenda a qué me refiero.

Y es que diversos funcionarios públicos han estado denunciando el mal estado financiero en que se encuentran algunas instituciones que ahora han pasado a dirigir. Sin embargo, el proceder respecto a tales denuncias es confuso. No se presentan pruebas o tampoco se cumple con un protocolo, tal como debería ejecutar cualquier personal del Gobierno en casos como estos.

Me explico: Si usted como manejador de los fondos públicos ha encontrado alguna irregularidad, llama la atención que haya sido mucho antes de haberse llevado a cabo oficialmente una auditoría. 

Ahora bien, supongamos que está en lo cierto, que hay números que no cuadran, ¿por qué no simplemente arma un informe que sustente con pruebas fehacientes el verdadero estado en que encontró la institución que ahora dirige?

Una vez terminado, ¿por qué no interpone la denuncia ante las autoridades correspondientes, como el Ministerio Público? Esto así, para que se proceda a realizar una investigación profunda del caso, y consecuentemente se cite ante la Fiscalía que corresponda, a quienes deban responder por las supuestas irregularidades.

Mi llamado hoy es para ustedes, quienes trabajan para el bienestar del pueblo dominicano. Dejen de emitir denuncias para hacer un show mediático; haga su trabajo sin hacer «bulla».

El mérito de su gestión estará en la capacidad de aportar al desarrollo del país, desde la plataforma en la que se encuentre, no adhiriéndose al circo de denuncias que en pleno septiembre parecen un carnaval de febrero.

El ministro de Interior y Policía, Jesus (Chu) Vásquez dijo que el reclamo del Comité Político del PLD, para que se dejen de estar haciendo esas denuncias, es «irresponsable».

Yo digo lo mismo para ambas partes. Dicho sea de paso, también digo que es una vergüenza y hasta cuestionable el hecho de que el presidente Luis Abinader fuera a congeniar ideas con los altos dirigentes del gobierno anterior, en medio de todas estas famosas denuncias. 

Mejor le habría sido excluirles, para no mostrar la incongruencia que mostró Hipólito Mejía cuando visitó al ex presidente Danilo Medina. El mensaje definitivamente habría sido diferente.

Después de esto, solo nos queda ser como santo Tomás. Tendremos que ver para creer que realmente la impunidad se acabó con el famoso eslogan de «estamos cambiando».

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM