Bulevar de La Romana, de elegante punto de atracción a nido de delincuentes y suciedad

LA ROMANA. Con un costo de 56 millones de pesos e inaugurado en el año 2008, el Bulevar de La Romana, ubicado en la parte alta de la ciudad, luce irreconocible. Residentes de esta zona incluso han pedido que se declare esta obra en estado de emergencia, y que la misma sea remozada por las autoridades municipales.

Esta obra en su momento fue una de las más transcendentales para la ciudad de La Romana. Es evidente la falta de pintura y mantenimiento de la misma en sus tres puntos principales que comprende una gran extensión de terreno. El área verde que tenía luce totalmente descuidada, donde solo queda tierra y desperdicios de lo que una vez se llamó jardín.

Obra en metal que representa un toro instalada en esta infraestructura.

En la misma se encuentran desechos de todo tipo, desde plástico hasta cajetillas de cigarrillos, preservativos, botellas de ron, entre otras basuras. Mientras que de las lámparas que ostentaba el lujoso bulevar a inicios del año 2009, solo quedan recuerdos, ya que los desaprensivos se han llevado todas las bombillas de esta obra, dejándola a oscuras.

A excepción del área de diversos establecimientos de comida, este lugar se encuentra en tinieblas en un 60%, siendo aprovechados por personas que acuden a este lugar con intenciones malignas.

Los antisociales, no sólo se han apropiado de las bombillas de esta instalación, sino que también se han llevado desde alambrado de energía eléctrica hasta partes metálicas de esa infraestructura.

La parte más alta de este bulevar, próximo al busto del Padre Sebastián Cavalotto, es el punto donde más atracos se producen en esta zona, la cual es evitada a toda costa por los que frecuentan al lugar. Esto debido a los diversos episodios delictivos que ocurren en esta área.

Algo que hasta el momento ha mantenido dinamizada esta área son los diversos negocios de comida que se encuentran en el bulevar, los cuales son concurridos por personas de toda la ciudad.

Los mismos han logrado mantenerse en esta instalación, donde afirman que pagan una cuota ínfima al Ayuntamiento, pero dicho dinero no se refleja en los servicios que necesita el lugar para mantenerse en condiciones óptimas. “Hay una persona que es quien tiene los cubículos, con la cual se hace el negocio del alquiler.

Todos los meses hay que pagarle 2 mil 500 al Ayuntamiento, para mantenimiento aparte, que aunque no es mucho para lo que generamos aquí, no se ve para el que están utilizando ese pago que hacemos”, expresó Oniel de la Rosa, comerciante del lugar.

Aunque es frecuente el patrullaje de la Policía Nacional en esta área, varios comerciantes aseveran que debe haber por lo menos un policía municipal, para evitar que sucedan robos y atracos.

“Esto se mantiene limpio porque uno mismo se pone a eso y trata de que las cosas anden bien. Ya hace rato que esto necesita pintura y aquí deben ponernos por lo menos un policía municipal”, enfatizó este joven empresario que tiene ocho años vendiendo pica pollo en ese lugar.

Unos de estos robos casi provocan una tragedia, hace aproximadamente año y medio, según indicó a este semanario una persona que reside cerca de esta zona. Comentó que debido a que desaprensivos sustrajeron la tapa de una cisterna, casi se quedó atrapado un menor de edad, que afortunadamente su padre pudo rescatarlo. Los antisociales que realizan robos cada cierto tiempo no se conforman solo con substraer lo que no les pertenece, sino que también manchan las paredes con grafitis, algunos de ellos con oraciones u frases impublicables.

A esto se le suman los pedigüeños, que hostigan a los que visitan al lugar pidiendo limosna, varios de ellos con enfermedades mentales. Otro punto negativo en esta instalación, es la poca cantidad de baños que hay en el lugar, los cuales están cerrados debido al uso irracional que le daban los diversos usuarios que acceden a los negocios.

“Los baños se encuentran cerrados desde hace mucho tiempo; solo hay uno funcionando y los que vienen no duran mucho, por esa misma razón”, expresó Nieves Ortiz, vendedora en este bulevar desde hace unos meses. Dentro del bulevar no se permiten negocios de expendio de bebidas alcohólicas, pero desde hace varios años se han abierto negocios de esa índole en la periferia del mismo.

Oniel de La Rosa
Oniel de La Rosa, comerciante

Muchos de estos negocios operan con música muy alta, lo que afecta la tranquilidad de los vecinos. Así también es frecuente ver personas en vehículos con música alta que se apuestan en el lugar, provocando caos y en los que vi ven en el sector de Las Piedras, como se le conoce.

“Mientras más tarde sea, los dueños de negocios deben bajar la música, la cual se escucha muy alta y no deja descansar; hay personas que trabajamos y tenemos niños que van a la escuela al otro día”, lamentó Minerva Ruiz.

Últimamente, han proliferado la cantidad de negocios ambulantes y otros tipos de establecimientos que rompen con la naturaleza del bulevar, para la cual fue construida.

Las autoridades municipales no realizan el aseo correspondiente como parte de su radio de acción de trabajo, arrabalizando aún más el lugar. Esta obra fue inaugurada el 6 de marzo del 2008, y la misma fue inaugurada esa vez por el alcalde municipal José Reyes

Síguenos en Instagram