Estos trabajan aproximadamente desde las 3 de la tarde hasta las 9 de la noche y allí también hacen las tareas de la escuela.

Boleritos, un programa que beneficia a decenas de niños de escasos recursos

Punta Cana. Recoger las pelotas mientras juegan, adecuar y amenizar el terreno de la cancha, limpiar toda el área y dar agua a los jugadores, son varias de las funciones que realizan los reconocidos boleritos, quienes también reciben clases de tenis.

“Este trabajo es una gran experiencia; uno aprende mucho, no solo en el ámbito del tenis, sino también en la vida, ya que parte de los requisitos para poder estar aquí es ser un buen estudiante”, así lo describió Jerry Zorrilla, quien tiene nueve años como bolerito en el Centro de Tenis Oscar de la Renta.

Jerry, quien tiene 21 años de edad, y vive en el sector Villa Playwood de Verón, a través de este oficio de boleritos se graduó del bachiller con excelente calificaciones. Cuenta que está en proceso de gestión para una beca universitaria en Estados Unidos, y se compró su carro gracias a este trabajo, que dice lo ha ayudado a desarrollarse en el área profesional, académica y personal.

“Ya tengo muchos años aquí; comencé como bolerito de los que recogen las pelotas cuando están jugando o practicando y limpian la cancha. Luego, fui subiendo, hasta ahora que les doy clases a los que vienen a practicar y guío a los demás boleritos, pero en todo el pro ceso he aprendido mucho”, dijo el que hoy en día es instructor.

Parte de los boleritos que hay en el Centro de Tenis Oscar de la Renta.

Amelia Teolio, de 9 años, y Leidy Jade, de 11, (ya tiene 3 como bolerito), son también de la gran cantidad de niños, niñas y adolescentes que todos los días después de ir a la escuela, asisten a este centro de tenis, como lo hizo Zorrilla por un buen tiempo.

Feliz de los Santos, dirigente de este centro de tenis, explicó que con este programa de los boleritos buscan educar a los niños, especialmente a los de escasos recursos para que puedan obtener oportunidades muy valiosas académicamente y también en el espacio personal.

“Nos sentimos orgullosos de estos muchachos que la mayoría vienen de sectores precarios de Verón, y son muy valiosos, ya aquí tenemos varios profesionales que a través del tenis han estudiado en prestigiosas universidades nacionales y profesionales y otros que se han desarrollado en el mismo deporte y todos estos cuentan con buenos trabajos”, expresó de los Santos Y es que esta labor es una buena plataforma para el avance de muchos niños como Neo Capellán, quien es egresado de la escuela de Administración de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico y actualmente es instructor de tenis en la mejor academia de esta disciplina en Estados Unidos.

Síguenos en Instagram