Bajos costos de medicamentos en Farmacias del Pueblo atraen a diario cientos de usuarios

Casa Cuesta

Verón-Punta Cana. Los medicamentos genéricos han sido siempre un tema de debate en la República Dominicana. Algunos opinan que los fármacos vendidos en las llamadas Farmacias del Pueblo no son tan efectivos cómo los de otros lugares, pero hay quienes dicen lo contrario. Lo cierto es que diariamente cientos de personas acuden a las «boticas populares» en busca de las medicinas que sus doctores les indican, pues sus costos son menores a los que encuentran en las farmacias privadas.

En la provincia La Altagracia las Farmacias del Pueblo tienen establecimientos en Higüey, Nisibón, El Bonao, La Otra Banda y en Verón-Punta Cana.

En el caso de la «botica popular» (como también se les llama), ubicada en Verón, el flujo de personas es constante, y aunque es una dependencia destinada a personas de escasos recursos, también la visitan de todos los estratos sociales.

No es extraño encontrarse con automóviles costosos aparcados afuera de esta farmacia, lo que se expresa como un claro indicador de que estos medicamos son igualmente adquiridos por gente de alto poder adquisitivo. Algunos vienen de clínicas con sus recetas en mano, dispuestos a buscar los medicamentos pre indicados.

La Farmacia del Pueblo de Verón está ubicada al lado de la Unidad de Atención Primaria (UNAP) de esta comunidad. Algunos usuarios consultados hablaron de lo bien que les ha ido con el uso de estos medicamentos genéricos. Cabe resaltar que los medicamentos tienen la misma calidad que los originales y su venta es autorizada por el Ministerio de Salud Pública.

Sin embargo, tienen como ventaja el precio al que son ofertados al público en general, que es muy por debajo del costo del medicamento original. Eduardo Martínez, un cliente de esta farmacia, indicó que “hasta ahora (le ha resultado) bien; no he tenido problemas. Básicamente, lo que compro es Fendramin (un antialérgico) y sí me hace su efecto”.

Danelis Saviñón también tiene buena experiencia. “Bien, me ha ido bien, porque son más económicos y quizás no tienen la misma calidad, pero hacen el trabajo”, sostuvo esta usuaria de la medicina vendida en las Farmacias del Pueblo.

smelda Rojas, encargada de la Farmacia del
Pueblo de Verón.

Dijo también que aunque estos medicamentos son más lentos para sanar las afecciones, a las personas pobres les resulta mejor, por los bajos precios. “A mí me gustan, porque sanan a las personas y son más económicos.

A veces uno no tiene los 200 pesos ni los 100 para ir a una farmacia, pero como esta es económica nosotros venimos a ella”, argumentó Máxima Pérez, otra usaría de estos medicamentos. Pérez agregó que estos medicamentos le hacen el efecto esperado.

Contó que básicamente ella compra el jarabe para la gripe, también diclofeLa Farmacia del Pueblo de Verón está ubicada al lado de la UNAP. nac y complejo b. Explicó que cuando le compra medicinas a su hijo en otras farmacias no les sirven como las que adquiere en la “botica popular”.

La Farmacia del Pueblo de Verón lleva ya seis años funcionando de forma ininterrumpida, según dijo la licenciada Ismelda Rojas, encargada de esta farmacia popular. Rojas señaló, además, que reciben hasta 300 pacientes diariamente.

Explicó que hacen los pedidos de forma mensual y a veces hasta dos veces en un mismo mes. Dijo que los medicamentos que dispensan a través del Programa de Medicamentos Esenciales (Promesecal) son comprados a diferentes laboratorios.

Explicó que esta adquisición se hace por concurso en el que los laboratorios se postulan, y luego se elige quien proveerá los medicamentos. Algunos de los laboratorios que surten esta farmacia son Medek Pharma, Laprofar, Yanzhou Xier Kangtai Pharmaceutical, Labodoquin, Saad, Laboratorio Doctor Collado y Sandoz, entre otros más.

Rojas señaló que la diferencia entre los medicamentos que ellos venden y los de las farmacias privadas, es que ellos en la “botica popular” trabajan con los nombres genéricos mientras que las demás farmacias trabajan con los nombres comerciales. La encargada de la Farmacia del Pueblo de Verón indicó que muchos de los pacientes van a buscar los medicamentos a esa dependencia, porque les resultan más efectivos que los que compran en otros lugares.

 CALIDAD DE MEDICAMENTOS

Soraya Velázquez, farmacéutica, explicó que ella durante un tiempo trabajó en un laboratorio de medicamentos genéricos por lo que se percató que este tipo de medicinas debe ser de calidad para que surta el efecto correcto. “El genérico hay muchas veces que no es de calidad. Si este no es de calidad, aunque pongan en la caja que es de cierta cantidad de gramos, no tiene esa cantidad”. La farmacéutica manifestó que aunque los medicamentos genéricos son económicos no están tratando el problema en sí, puesto que al colocarle menor cantidad del componente básico es insuficiente para lo que el paciente requiere.

La Farmacia del Pueblo de Verón está ubicada al lado de la UNAP

“No es un medicamento de calidad, no es lo adecuado para el tratamiento. No es lo que se pone en la caja”, alegó. Velásquez dijo que estos medicamentos repercuten en la salud cuando se trata de medicinas para pacientes hipertensos, para tratar el colesterol o para algún otro tipo de problema de salud que necesite especificaciones claras.

Ismelda Rojas, encargada de la Farmacia del Pueblo de Verón, comentó que los medicamentos que ellos venden son con su nombre original y con los componentes originales, mientras que los de dispensados en otras farmacias son los mismos medicamentos, pero con su nombre comercial.

“En cuanto a la calidad, lo mejor, porque es el producto original, la esencia del medicamento. Quizás digan personas que no les funcionan, pero deben estar conscientes que lo que están tomando es igual a lo que le están vendiendo con otro nombre en otro lugar”, señaló Rojas. Alegó que el hecho de que le hace o no efecto es mental, porque el producto químico es el mismo.

OTRAS FARMACIAS

Silvano Sosa, propietario de la Farmacia Adeidi, señaló que los medicamentos que compra para su farmacia son de laboratorios dominicanos, tales como Propharma, entre otros más. Sosa reconoció que muchos de los medicamentos que venden las farmacias privadas y las del Pueblo son comprados en los mismos laboratorios.

Resaltó que la diferencia de precios se debe a que el Gobierno, que vende los medicamentos a través de Promesecal, los compra en grandes cantidades por lo que les salen más económicos.

“Como ellos compran muchas cantidades y nosotros compramos menos salen a esos costos”, refirió Sosa. La farmacia del señor Sosa tiene ocho años en funcionamiento en Verón-Punta Cana. En otras farmacias consultadas, dijeron que los medicamentos que compran son de los laboratorios Ethical, Rowe, If Gnericos, Lamm, entre otros.

Síguenos en Instagram