Productos de la canasta familiar.

Aumento del 30 por ciento a salarios mínimos no alcanzaría para costear la canasta familiar

Verón. Si a los actuales salarios mínimos que tienen las distintas empresas en este país se les sumara el 30 por ciento que están pidiendo de aumento salarial los trabajadores, aún así no les alcanzaría para cubrir el costo de la canasta familiar.

Los costos para la canasta familiar que establece el Banco Central de la República Dominicana van desde los RD$13,953.41 para el primer quintil, que representa el sector de la sociedad de menor adquisición económica, hasta los RD$62,550.16 para el quinto quintil, al que pertenece el extracto más alto.

En el caso del segundo quintil, el costo de la canasta familiar para este grupo es de RD$19,931.71; para el tercer quintil es de 24,467.67, y para el cuarto quintil es de RD$31,929.39.

Según el Banco Central, hasta el mes de marzo pasado el costo de la canasta familiar promedio a nivel nacional era de RD$30, 593.64. Se recuerda que un quintil es una medida o termino que se usa en economía para representar la distribución de los ingresos en las poblaciones. Los quintiles se organizan en las poblaciones por grupos de personas, destinando el primero a los de escasos recursos o más pobres, hasta llegar a los de mayor poder adquisitivo, que ocupan el quinto quintil.

Según la clasificación actual de las empresas, el salario mínimo para una pequeña empresa es de unos nueve mil cuatrocientos once pesos con 60 centavos (RD$9,411.60) mensuales.

Si a esta cantidad se le suma el 30 por ciento de aumento que exige la clase trabajadora, ese salario quedaría en RD$12,235.08, cifra que quedaría por debajo de la canasta básica familiar del primer quintil, que es de RD$13,953.41.

Ramón Alvarez, abogado laboral
Ramón Alvarez, abogado laboral

El salario mínimo para una empresa mediana es de es de diez mil seiscientos veinte pesos (RD$10,620.00) mensuales.

De sumarse a esa cantidad el 30 por ciento de aumento salarial, este salario se colocaría en RD$13,806, cantidad a la que le faltarían unos 147 pesos para completar el precio de la canasta familiar para el primer quintil.

El salario mínimo en una empresa grande es de quince mil cuatrocientos cuarenta y siete pesos con sesenta (RD$15,447.60) mensuales. Al sumársele el 30 por ciento llegaría a los RD$20,091.88, este salario sí alcanzaría para el costo de la canasta familiar del primer y segundo quintil.

Es decir, con los salarios mínimos actuales, solo los empleados de las grandes empresas pueden costear la canasta básica familiar del primer quintil; los demás quedarían por debajo. Y de aprobarse el aumento pedido los trabajadores de las grandes empresas son los únicos que pueden costear las canastas familiares para el primer y segundo quintil.

AUMENTOS EN EL DÍA DEL TRABAJADOR

Ayer se celebró en el país el Día Internacional del Trabajador, fecha en la que se conmemoran las conquistas de este importante segmento en la sociedad. Durante años, esta fecha ha sido usada para anunciar nuevos retos, desafíos y, sobre todo, dar gratas noticias a la clase trabajadora.

Este año, la situación no parece ir encaminada por ese rumbo. Las trabas que han puesto los empresarios para reclasificar las empresas antes de aprobarse el aumento a los salarios mínimos de los trabajadores del sector privando no sectorizado, han paralizado completamente las negociaciones para conquistar el anhelado aumento salarial.

El abogado laboral, Ramón Álvarez, señala que la reclasificación de las empresas es una traba que han puesto los empresarios en combinación con el Estado para dejar desprotegidos a los trabajadores.

“Ya es una tradición anunciar, todos los días primeros de mayo, medidas favorables en beneficio de los trabajadores, pero en esta ocasión han utilizado como una excusa y una manera de prolongar”, expuso Álvarez, al mencionar el tema de la reclasificación de las empresas.

El abogado también señaló que los salarios mínimos de la República Dominicana ocupan el octavo lugar de los salarios mínimos más bajos en toda América Latina. Precisó que el promedio de estos salarios es de 11 mil 600 pesos, lo que equivale a unos 254 dólares al mes. Explicó que hay países que tienen un crecimiento económico mucho más bajos que la República Dominicana, y los salarios son mejores.

Álvarez dijo que el país tiene un crecimiento de un 7 por ciento, según el Banco Central, pero hace dos años que no se les aumenta el salario a los trabajadores. Recordó que fue en el 2017 que se les hizo el último aumento a los empleados que devengan salarios mínimos, y que inclusive fue en favor de beneficiar a los empleadores.

De aprobarse el aumento pedido los trabajadores de las grandes empresas son los únicos que pueden costear las canastas familiares para el primer
y segundo quintil.

Esto así, porque a su juicio ese aumento hasta se dividió en dos cuotas, la primera de un 13 por ciento, en el mes de mayo, y la última a mediados de noviembre, cuando se completó el aumento.

Este abogado laboral aseguró que hay muchas empresas que aún no han aplicado ese aumento del 2017, y que están rigiéndose por salarios de hace cuatro o cinco años atrás.

“Ciertamente, se necesita que se dinamice lo que es el salario, que haya un aumento no menos de un 30 por ciento en el sector privado”, expuso Álvarez. Consideró que si se aplica un aumento en el sector privado debería de ir en proporción a lo que es la devaluación de la moneda, ya que los precios en este país son exagerados y el trabajador no puede cubrir las necesidades primarias con el salario actual.

Una de las desventajas que podrían estar enfrentando los trabajadores, de aprobarse el aumento salarial, sería la de producirse una merma en las contrataciones de nuevos empleados, pues según señala este abogado laboral los empleadores siempre quieren buscar la forma de proteger a sus empresas.

Álvarez señaló que un aumento salarial estrangularía la capacidad de aporte que podría hacer un trabajador, porque siempre los empresarios toman la medida de hacer recortes y permanecen con la misma nómina pero les aplican más trabajo a los empleados.

“Hacen una redistribución, quitan personal y asignan más responsabilidades a los trabajadores que están”, agregó.

Síguenos en Instagram