Teo Torres

ASÍ PIENSO / ¡El fin de la Era Amable Aristy!

Casa Cuesta
Teo Torres
Teo Torres
Teo Torres

Desde 1982, cuando salió electo segundo diputado por la provincia de La Altagracia, el empresario Amable Aristy Castro ha estado gravitando fuertemente en el ejercicio de la actividad política vernácula, tanto local como nacional.

Como predijera muy certeramente en sus comienzos en estos avatares en los años 80 el distinguido y veterano periodista Livio Mariano Cedeño, el actual senador altagraciano iba a dar mucha agua de beber, e iba a llegar bien lejos .

Y efectivamente ha sido así. En su devenir político, el señor Amable Aristy Castro ha hecho un largo recorrido en diferentes posiciones públicas de gran importancia, habiendo sido desde un segundo diputado hasta alcanzar el alto grado de ser candidato a la presidencia de la República.

Uuufff ¡Quién lo diría¡ Eso se llama ser muy atrevido, y más tratándose de un personaje de escasa instrucción política e intelectual , muy por debajo de una cantera de hom bres y mujeres de altos vuelos que medran en el quehacer político dominicano. Pero, es la gran realidad.

En su intensa y dilatada carrera política desde que asumió la posición de segundo diputado en 1982 hasta la actualidad, Aristy Castro ha sabido lidiar en diferentes escenarios políticos para finalmente salir airoso en sus pretensiones, no importa con quién y en qué circunstancia haya tenido que pactar.

Y siempre le ha ido muy bien. Sin embargo, parece que eso no será así para las venideras elecciones del 2020. Sencillo: Amable Aristy Castro, dentro de sus travesuras, en su lucha y celo excesivo por conservar la hegemonía política en la provincia La Altagracia, se equivocó medio a medio con Manolito Ramírez de la Rosa, niño mimado del influyente y auténtico líder histórico de la provincia, Manolo Ramírez (Pupilo).

El senador de La Altagracia y alcalde de facto del municipio Higüey, en una actitud egoísta y angurriosa, pretendió arrastrar para el “Ayuntamiento” de Higüey, el cobro de cuantiosos recursos económicos por concepto de arbitrios que se generan en la jurisdicción del Distrito Municipal Verón-Punta Cana, en desmedro de la gestión del director municipal de esa demarcación.

Amable Aristy Castro, lo quería todo, absolutamente todo, para el “Ayuntamiento de Higüey ”, pretendiendo soslayar el derecho legítimo al goce y disfrute de esos beneficios que bien le corresponde a la Junta Distrital , y que su director se ahogara económicamente en medio de los múltiples compromisos sociales que padece esa comunidad.

Ahora el otrora llamado “cacique político” de La Altagracia enfrenta el riesgo de ser desplazado en las venideras elecciones del 2020 de las importantes posiciones públicas que domina, ante la estructuración del Gran Frente Político Unitario de La Altagracia por la salida del poder político del amablismo, ante el enfrentamiento que mantiene con numerosos sectores que le adversan, encabezado por influyentes líderes provinciales, entre los que se encuentran Manolo Ramírez, Rafael Barón Duluc , entre otros. ¡Ya veremos!

Síguenos en Instagram