Andy y Emmanuel: larga amistad unida por el baloncesto y manchada por una tragedia

Higüey. – El deporte siempre ha sido un creador de grandes amistades y en el caso de Emmanuel y Andy, protagonistas de esta historia, también lo fue durante mucho tiempo, hasta que ese motor que aumenta la adrenalina de los jugadores aún fuera de las competencias motivó lo peor de las pasiones humanas y terminó en una tragedia.
El martes 3 de diciembre, en el sector San José despertaron con una triste noticia. Emmanuel Franco Ávila (Emma), con la ayuda de su padre, José Franco Carpio, mató a su amigo Andy Reyes Peguero, un joven profesor de Educación Física, de tan sólo 27 años.

Según informó el encargado de Homicidios de la Fiscalía de La Altagracia, Denny Guerrero, durante una discusión sobre baloncesto, los amigos Emmanuel y Andy cruzaron palabras ofensivas, lo que generó un pleito en donde el primero cortó en un brazo al segundo, quien fue al hospital público de Higuey a curarse, pero retornó al lugar del conflicto.

Fue en esas circunstancias que se unió al enfrentamiento José Franco Carpio, quien armado de un objeto cortante acompañó a su hijo Enmanuel en una persecución contra Andy Reyes Peguero, a quien dieron alcance y le propinaron una cuchillada que le quitó la vida.

Al día siguiente del hecho fue apresado Emmanuel Franco Ávila, a quien La Oficina Judicial de Servicios de Atención Permanente del Juzgado de la Instrucción del distrito judicial de la provincia La Altagracia impuso tres meses de prisión preventiva.

Mientras que José Franco Carpio se dio a la fuga, pero el fiscal de Homicidios informó que, hasta el cierre de esta edición de El Tiempo, hacían gestiones para detenerlo y ponerlo a disposición de la justicia.

Otra versión

Este caso podría ser más complejo que las informaciones que se conocen hasta el momento, porque según Leonardo Villavicencio, tío de la víctima y abogado de la familia, en la muerte de su sobrino podrían estar implicadas otras dos personas, que hasta el momento no han sido procesadas por la justicia.

Villavicencio reveló que el verdadero homicida de su pariente es José Franco Carpio, porque habría sido quien le propinó la estocada mortal. “Esto no fue un homicidio, sino un asesinato, porque lo persiguieron. Hubo premeditación, y nosotros como abogado y familia estamos pidiendo la pena máxima”, dijo Villavicencio.

Manifestó que Andy Reyes Peguero fue un amante del deporte, lo que lo llevó a estudiar Educación Física. Fue por varios años profesor en la escuela San Antonio de Padua, en el sector Antonio Guzmán.

El joven deportista dejó una niña de un año en la orfandad. En el sector San José, en donde la víctima y Emmanuel compartieron en innumerables ocasiones, incluso con el mismo uniforme de equipo de baloncesto, sus residentes todavía siguen consternados por esta tragedia.

Estadísticas sangrientas

Según información de la Procuraduría General de la República, entre enero y noviembre de 2018 en la provincia La Altagracia ocurrieron 57 homicidios, cuatro de ellos con acción policial.

Las muertes sangrientas en esta provincia ocurrieron de la siguiente forma: siete en enero; cinco en febrero; 10 en marzo; dos en abril; cuatro en mayo; tres en junio; 12 en julio; tres en agosto; cinco en octubre y uno en noviembre.

La tasa de homicidio general en La Altagracia es de 18.39 por cada 100 mil habitantes, mientras que con acción policial es de 17.10 muertes por cada 100 mil habitantes.

Según datos del Observatorio de Seguridad Ciudadana, entre enero y septiembre de 2019 República Dominicana registró 742 homicidios, 57 menos que los 799 casos ocurridos en el mismo periodo de 2018, lo que supone una reducción del 7,6 % en este tipo de crímenes.

Según la entidad, la tasa de incidencia de homicidios es de 9,6 casos por cada 100.000 habitantes, y suponen casi la cuarta parte (el 24,35 %) de las muertes violentas consignadas en estos tres trimestres, con un total de 3.047, entre las que se incluyen las muertes en accidentes de tráfico, ahogamientos, electrocuciones y suicidios.

503 de los homicidios se produjeron por circunstancias derivadas de la convivencia, lo que supone el 68 % de los casos y el 75 % estuvo motivada por riñas y rencillas, mientras que el 24 % corresponde a violencia intrafamiliar y el 1 % restante se debe a otras causas.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM