Documentos domunicanos de Machete

Altagracianos atribuyen a vulnerabilidad de los organismos de seguridad entrada de “Machete”

Casa Cuesta

HIGÜEY. El arresto el pasado sábado, en Punta Cana, de Julián Alberto Jiménez Monsalve, alias Machete, acusado de ser líder de una organización criminal colombiana, ha dejado entrever la debilidad del sistema de seguridad que debe seguir el país y la provincia La Altagracia, como el mayor punto turístico del Caribe para preservar la integridad de su gente y visitantes.

Ante esta realidad, el diputado por la provincia La Altagracia Hamlet Melo, dijo que este es un país sumamente vulnerable, porque el Estado y los organismos de investigación no hacen su trabajo.

Dijo que alias Machete al parecer fue descubierto porque no le dio dinero a alguien, por lo que fue delatado, pero no porque las autoridades realizaron las investigaciones de ese extranjero que entró al país y se estableció en la zona turística de Punta Cana para no levantar sospechas.

“El arresto de este individuo no se debió a que los cuerpos investigativos hicieron su trabajo; aquí nadie hizo nada. La DNCD (Dirección Nacional de Control de Drogas) ni el DNI (Departamento Nacional de Investigaciones) hicieron nada”, fustigó Melo.

Exteriorizó que aquí con dinero se logra lo que se quiera y que se tiene la mala costumbre de que al extranjero que habla bonito se le abren todas las puertas. Sostuvo que el país está sensible y asequible para que este tipo de delincuentes vengan a este país de forma impune.

Melo entiende que hay que crear la voluntad de que las cosas de Estado se manejen con un mayor de responsabilidad, y no como quieran otros.

Dijo que en cada ministerio hay un plan que se maneja como isla de poder, y que la prioridad en esos organismos no es el Estado, sino el ministro de turno. Criticó que los cuerpos castrenses se manejen según los intereses del ministro de esa institución.

Declaró que la delincuencia en sentido general hay un sector que no les interesa que se controle, porque vive del caos. Indicó que esta situación perjudica a la provincia La Altagracia y el país, ya que esto transmite una mala imagen de la zona como polo turístico.

“Aquí son varios los destinos turísticos, como Jamaica, Cancún y otros del Caribe, que están buscando hacernos un lío y dañar el turismo de aquí, y cuando ese tipo de acciones pasan baja el flujo de turistas”, apuntó Melo.

Jiménez Monsalve ‘Machete’, de 32 años, vivió en Punta Cana por tiempo indefinido; se dio a conocer como David José Mateo, un ganadero venezolano. Se le sindica como líder del Grupo Delincuencial Organizado (GDO) Robledo, y era buscado por presuntamente haber cometido aproximadamente 40 homicidios vinculados al crimen organizado.

Las autoridades encontraron en su residencia un pasaporte, una cédula de identidad y una licencia de conducir, todas con la nacionalidad dominicana. Jiménez presentaba orden de captura vigente por los delitos de homicidio, porte ilegal de armas, tráfico, fabricación o porte de estupefacientes y extorsión.

SIN PROTOCOLO DE SEGURIDAD

El especialista en seguridad ciudadana, Daniel Pou, expresó que en República Dominicana y por ende en La Altagracia no hay ningún tipo de protocolo de seguimiento a ningún tipo de persona que entre al país, que acceda de manera ilegal por algunas de las vías posibles, aérea, terrestre y otras.

Hamlet Melo, diputado por la provincia La Altagracia.
Hamlet Melo, diputado por la provincia La Altagracia.

Denunció que no hay un protocolo a seguir para aquellas personas que entran en calidad de turistas, para que de alguna manera tengan que registrarse en una entidad y especificar donde van a estar localizados o residiendo cuando arriben al país.

“De ese seguimiento se debería ocupar la Dirección Nacional de Migración; aquí se le aplica el protocolo solo a las personas que están solicitando residencia, pero no se les da un seguimiento, como en países de Europa, donde aquel que está solicitando residencia recibe visitas de los organismos de seguridad, y se confirma el lugar donde va a estar pernotando esa persona y la procedencia de los recursos económicos que va a sostener a esa persona en el país”, expuso Pou.

Indicó que no se tiene control de los turistas que entran ni cuáles retornan a su lugar de origen, y que en términos de inteligencia el control es mucho menos. “Si el organismo administrativo que debe tenerlo no lo tiene, los organismos de inteligencia no pueden actuar sobre una masa inmensa de turistas y personas que entran al país y se mueven libremente sin un tipo de control”, sostuvo Pou.

Manifestó que el flujo migratorio del país está fuera de control y que regularmente las personas que van a cometer o han cometido delitos penales entran como turistas y no vienen solos, “pues la mayoría de esos entes cuando llegan aquí ya están conectados con redes que se encargan de ocultar su identidad y de manipular informaciones”.

COMPLICIDAD

En tanto que el activista Elvis Hernández, delegado del movimiento social Marcha Verde en la provincia La Altagracia, dijo que esta situación es una constante en el país, donde cada cierto tiempo surgen detenciones de narcotraficantes, asesinos, delincuentes extranjeros en sentido general, provenientes de países latinoamericanos y europeos.

Machete, así se apodaba el sicario colombiano.
Machete, así se apodaba el sicario colombiano.

Detalló que cada vez que hay un caso y tratan de investigar los únicos que caen son los funcionarios de menor categoría, y nunca se busca la cabeza ni la respuesta de los que están realmente involucrados en este tipo de situaciones.

Hernández asegura que en este caso hay involucrados gente tanto de Migración como de los organismos de seguridad, y que lo más probable es que hayan sido sobornados por alias Machete.

Expuso que cuando estos delincuentes aciertan a ser descubiertos es por instituciones de investigaciones extranjeras, nunca por las del país. “Migración, el papel que desempeña es buscar dos haitianos en las calles, mostrarlos a los medios y deportarlos, pero en la frontera no hacen lo que tienen que hacer.

Y los organismos de seguridad solo son efectivos para perseguir los dirigentes comunitarios e intervenir sus números en tiempos de huelga. Ese es todo el rol que desempeñan”, indicó Hernández.

Aseveró que esta situación afecta a la provincia y al país, pues la propaganda de ser un país corrupto y de delincuencia “que tenemos a nivel internacional nos vuelve vulnerables y atractivos para los delincuentes internaciones, porque saben que aquí no hay ningún tipo de control y que los organismos de control y seguridad son blanco fácil de sobornar”.

A propósito de estos planteamientos, uno de los casos más conocidos es el del narcotraficante José David Figueroa Agosto (Junior Cápsula), quien durante varios años dirigió una organización criminal en República Dominicana.

En su paso por el país, este boricua tuvo al menos seis identidades distintas, entre las que se pueden destacar: Felipe Rodríguez de la Rosa y Cristian Almonte Peguero.

Figueroa Agosto se vio involucrado en varios asesinatos, como el del ex coronel de la Policía José Amado González González. Empero, el representante del movimiento Poder Ciudadano, Jonathan Castillo, señaló que tanto la provincia como el país son un atractivo para delincuentes internacionales, precisamente porque las diferentes instituciones del Estado tienen personas que están permeados por la corrupción, que son fácilmente sobornables y violan las instrucciones de dichas instituciones.

Aseveró que el ejemplo último y más palpable de esto, es el caso de Jiménez Monsalve (Machete), donde los documentos de obtuvo fue vía las mismas instituciones del Estado, como la Junta Central Electoral.

“El problema neurálgico en esta situación está en la facilidad en que los extranjeros adquieren la documentación dominicana. Por el simple hecho de tener o presumir dinero adquieren bienes y beneficios sin ningún tipo de investigación”, expuso Castillo.

Otro caso que se puede mencionar en el país es el del empresario español Arturo del Tiempo, quien fue detenido en 2010 por su país, tras la confiscación de 1,200 kilos de cocaína procedentes de República Dominicana.

Este era dueño de la Torre Atiemar, ubicada en el sector La Esperilla de la capital dominicana e inaugurada por el entonces presidente de la República, Leonel Fernández (2004-2012).

Está cumpliendo prisión en una cárcel española. Este personaje era reconocido en distintos ámbitos de la sociedad, donde incluso se le llegó a condecorar con el título de ‘policía honorifico’.

Síguenos en Instagram