Algo más que palabras: Una mentalidad ciega

Algo más que palabras: Una mentalidad ciega

Víctor Corcoba Herrero / [email protected]

No podemos continuar ciegos e indiferentes ante actitudes verdaderamente destructivas, que nos impiden apreciar la belleza que nos rodea, paralizándonos ese afán contemplativo del corazón y disuadiéndonos del gozo de compartir. Tenemos que ser más considerados entre sí y también con aquello que nos acompañan en nuestro diario existencial.

Una de las cuerdas de necesidad es el respeto. Hay que reivindicarlo como el pan de cada día. Desde luego, nadie nos puede truncar ese inherente espíritu de recogimiento que todos buscamos, en la atmósfera del silencio, después de una jornada cansina de andanzas. Sin duda, somos una generación que necesitamos nuevas pedagogías, para reencontrarnos en ese ambiente armónico de quietud, que es lo que en realidad nos sosiega. Al fin y al cabo, todos demandamos de esa protección en valores y en valías, pero desde la concordia entre pulsos y pausas. El mejor latido, es la conjunción de todos ellos, la mística de su cauce, el despertar hacia esa esencia de vida, que no es otra que la de iluminarse por la interiorización de cada cual.

Realmente, uno tiene que vivir por sí mismo, abriéndose a todo y a todos, para aprender a reprenderse cada cual consigo, y enhebrar otra mentalidad más lúcida y solidaria, pues es imperativo que trabajemos coaligados. Indudablemente, un buen talante siempre propicia alianzas a través de las gentes, la tecnología y la innovación. Lo que no es de recibo es que se acreciente una mentalidad de explotación hasta el extremo de hacer esclavos a los más frágiles, ya sea a través de un trabajo forzoso, una servidumbre involuntaria o un vasallaje sexual. A poco que hagamos una mirada global, en tantas historias humanas, nos daremos cuenta que determinadas políticas continúan fomentando la discriminación y la xenofobia, que muchos países aún no garantizan los derechos fundamentales de los niños, que el tráfico de personas está adquiriendo dimensiones espantosas, que muchos migrantes y refugiados sufren horrores inimaginables, cuestiones que no deberían tolerarse en ningún lugar y bajo ninguna fórmula engañosa. Las cosas hay que llamarlas por su nombre, al menos para no ser oprimidos con la mentalidad del poder o de las riquezas.

Subsiguientemente, el sentido de una nueva ciudadanía, ha de tener otra proyección más humana, muy distinta a la actual que pone en el centro de todo el beneficio y el poder. No considera al ser humano como tal y esto es muy grave. El pedestal de las finanzas es el que impera.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM