Algo más que palabras: En lo auténtico no puede haber tonalidades

Algo más que palabras: En lo auténtico no puede haber tonalidades

Víctor Corcoba Herrero | [email protected]

Hay una atmósfera continua de falsedades que nos eclipsan lo verídico e impiden hasta reconocernos en la realidad; porque en lo auténtico realmente no puede haber tonalidades, sino timbres, o si quiere pulsos del alma, que nos conducen y reconducen continuamente al verdadero ser de las cosas. Por eso, es importante tomar la orientación debida, ser uno mismo para poder explorarse en la exactitud, que aunque nos duela y sea incómoda, su mística es perenne y su estética vivificante. De ningún modo, se puede ocultar el embellecimiento de latidos que surge mar adentro. Lo que es, siempre será, por más vueltas que le demos.

El reino de lo genuino está predestinado a permanecer. Al fin y al cabo, siendo un espíritu libre sometido a la evidencia, es cómo podemos avanzar hacia el verdadero bien, que no es otro que la coherencia entre el decir y el hacer. En cualquier caso, la unidad de los moradores es lo que da luz en los procesos, tanto para el esclarecimiento de la verdad como para la búsqueda de personas arrinconadas, excluidas, abandonadas, destruidas o desparecidas.

A propósito, cada 24 de marzo, celebramos el Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas. Con dicha onomástica, rendimos homenaje cada año a la memoria de tantos héroes olvidados, atrapados por las miserias humanas de sus análogos, a fin de que no se vuelvan a repetir las torturas, promoviendo la memoria de las víctimas de violaciones graves y sistemáticas, subrayando con ello, la importancia de que nuestras garantías básicas jamás se desmoronen.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM