Aguaceros atemorizan comunidad afectada por la tormenta Isaías

HATO MAYOR, RD.- Quienes todavía viven en las zonas que la tormenta Isaías golpeó severamente a su paso por esta demarcación, a finales del pasado mes de julio, están en alerta con las fuertes precipitaciones caídas durante casi todos los días de la semana anterior. El paso de varias vaguadas y ondas tropicales, que se prevén estén activas hasta diciembre, ha dejado importantes inundaciones en algunas zonas del país, incluyendo a la provincia de Hato Mayor, que estuvo la semana pasada en alerta amarilla.

En el sector de Villa Ortega, lugar que fue uno de los más afectados por la crecida de una quebrada cuando pasó Isaías y que dejó a cientos de viviendas afectadas, los residentes estuvieron con “los pelos de punta” con las fuertes lluvias de los últimos días.

José Hernández, directivo de la junta de vecinos de esta comunidad, indicó que el temor por las precipitaciones volvió a invadir a quienes allí habitan, en virtud de que buena parte de las viviendas que se llenaron de lodo todavía permanecen en los bordes de la quebrada. 08 de Función Pública”, indicó Juana de Paula, cancelada el 30 de junio pasado.

El artículo 68 de la Ley 41-08, sobre Función Publica establece que “en todos los casos, los pagos de prestaciones económicas a los funcionarios y servidores públicos de estatuto simplificado, serán efectuados por la administración en un plazo no mayor de 90 días a partir del inicio del trámite”. Raúl Coparán Chevalier, representante de Asuntos Legales en la Alcaldía de Higüey, confirmó la veracidad de los datos suministrados por los ex empleados.

Explicó que antes de la ex alcaldesa Karina Aristy entregar el mando al actual alcalde, Rafael Barón Duluc (Cholitín), liquidó a algunos empleados, y las prestaciones laborales sumaron aproximadamente 13 millones de pesos y “se agotó todo lo que estaba disponible para esa partida”, dijo. No obstante, aclaró que recientemente la Sala Capitular aprobó dos millones de pesos “reasignados de otra partida para estos fines y, tratar de ir solventando”, aunque no será un mono que alcanzará para pagarles a todos en este año.

“Cuando vimos que las lluvias han estado muy recurrentes y fuertes, nos pusimos en alerta y más aún cuando vimos que la quebrada tenía un nivel de agua un poco elevado”, dijo. Hernández señaló que la comunidad se notó preocupada porque a la memoria de sus habitantes llegó el mal recuerdo de las inundaciones que dejó la tormenta Isaías, una de las más fuertes que se han registrado en los últimos años en Hato Mayor.

Hortensia Flores, también moradora de Villa Ortega, manifestó que aún permanecen viviendo en las cercanías de la quebrada. Su vivienda se vio seriamente afectada a finales de julio y con el esfuerzo propio y la colaboración de las personas de otras demarcaciones, pudo recuperar gran parte de su hogar.

VER NUESTRO CONTENIDO EN INSTAGRAM