Advierten sobre vulnerabilidad de viviendas en la ciudad de Higüey

Artice

Higüey. Ante la incidencia de los temblores de tierra que se registran en el país, específicamente en la zona Este, el ingeniero civil, Delfi Feliciano Cedeño, aseguró que una gran cantidad de viviendas se construyeron de manera informal, lo cual las hace vulnerable a cualquier movimiento telúrico.

Delfin Feliciano Cedeño
Delfin Feliciano Cedeño

Asimismo, explicó que en el municipio de Higüey, existe un gran porcentaje de edificaciones que son hechas por un albañil y un maestro constructor, muchas veces extranjeros que no saben el idioma español, construyen sin ningún criterio antisísmico, utilizan los bloques como panderetas para resistir la edificación y ni siquiera usan blocks estructurales, hay edificios hasta de cinco pisos que no se caen porque no ha habido un terremoto significativo.

“Nosotros los ciudadanos merecemos que desde el Estado haya una vigilancia de las construcciones. Por ejemplo el Ayuntamiento, debería hacer uso del experticio técnico del Colegio de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia), porque el Codia no tiene facultad para hacerlo de forma independiente”, enfatizó.

No obstante, destacó que en las construcciones de los nuevos centros educativos, se tomaron las precauciones, es decir, se hicieron con expansión antisísmica y resistente ante cualquier eventualidad de un movimiento telúrico que pueda registrarse en el país, ya que hay cerca de 14 fallas geológicas que hacen al territorio dominicano aún más vulnerable.

Actualmente no existe en la República Dominicana un programa, ni un protocolo de orientación a los ciudadanos sobre qué hacer antes, durante y después de un terremoto, ni siquiera en las escuelas se hacen simulacros, que deberían realizarse por lo menos una vez al año, deploró Feliciano Cedeño.

De igual forma, citó que de acuerdo al protocolo de emergencia de Japón, de manera preventiva ante un terremoto, es fundamental evaluar y reforzar las viviendas, almacenar agua; mucha gente muere por deshidratación, comidas enlatadas, ropas, linternas por lo menos para tres días.

También ubicar el lugar más seguro del hogar, nunca colocarse en el marco de una puerta, ni en las ventanas, eso es peligroso, tampoco salir corriendo y cerrar el cilindro de gas para evitar los incendios.

También es recomendable que las familias tomen en cuenta elegir siempre un lugar que sea el punto de referencia para reencontrarse, en caso de que algún miembro se disperse durante un terremoto, resaltó.

En cuanto a las edificaciones existentes habría que reforzarla y hacer una evaluación para determinar que hay que fortalecer, puntualizó.

Según un estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), publicado en el 2013, el 70% de las edificaciones de Puerto Plata son informales y eso podría decirse que es a nivel nacional.

También hay levantamientos que revelan que el 80 por ciento de las edificaciones estatales son vulnerables a los terremotos, añadió.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews