Escuelas afectadas por sismos

Actividad sísmica pone a prueba la calidad de construcción de escuelas en región Este

Casa Cuesta

LA ROMANA. El país vive constantes cambios al igual que el mundo. Los grandes rascacielos y construcciones son un reflejo del desarrollo que experimenta una ciudad, ya que se tiene por sentado que el crecimiento vertical trae consigo múltiples beneficios a la economía. Sin embargo, estas edificaciones deben verse bajo la lupa de las autoridades y los organismos que trabajan directamente con este sector.

Dicha fiscalización debe ser constante y exhaustiva, debido a que las edificaciones albergan poblaciones humanas a las cuales se les debe salvaguardar de cualquier fenómeno natural, en especial un terremoto.

Este tema es tratado por organismos del Estado, pero también hay instituciones externas que deben vigilar la calidad y condiciones de las construcciones en todos los municipios del país.

El Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia) figura entre estas instituciones, que además de velar por los intereses de este grupo de profesionales, tiene como fin propugnar el establecimiento de normas técnicas, especificaciones y leyes que deberán regir cualquiera de las fases de elaboración de proyectos. Dicho gremio también aglomera diversas seccionales en diversas provincias, las cuales, agrupadas, forman una comisión nacional.

Temblor en La Altagracia
Temblores registrados en menos de 24 al norte de La Altagracia.

En lo que refiere la región Este, la seccional principal del Codia está ubicada en esta provincia de La Romana. Durante la semana pasada, ocurrió un terremoto de 5.3 en la escala de Ritcher con epicentro en la isla Saona, el cual pudo sentirse en gran parte de la región Este y el país. Este sismo dio al traste con grietas a 16 centros educativos en esta parte del país, lo que ha despertado un pensamiento crítico en torno a la calidad de estas edificaciones de carácter público, y en la cual convergen una gran cantidad de personas, en especial niños y adolescentes.

Escuelas de El Seibo e Higüey fueron las que presentaron mayores daños en sus estructuras durante este movimiento telúrico. Los directores de esos centros tuvieron que suspender de inmediato la docencia.

OPINIÓN TÉCNICA

El actual presidente de la seccional de La Romana del Codia y a nivel regional, Danny Morales, explicó que se debe velar por todas las edificaciones, tanto públicas y privadas, para que esta cumpla los requisitos pre establecidos ante actividad sísmica.

“Nosotros categóricamente entendemos que esas escuelas tienen un conjunto de profesionales que pueden cumplir satisfactoriamente con estas construcciones. Las edificaciones no se hacen para que no se agrieten, sino para que ante un sismo le permita a los usuarios realizar una evacuación”, indicó Morales.

Sostuvo que realizar juicios de valor sobre la calidad de estas edificaciones amerita un trabajo más profundo de lo habitual. “Cualquier edificación ante un sismo puede tener algún tipo de agrietamiento, ya que es movimiento que existe y son elementos rígidos que tienen cierta flexibilidad, pero no necesariamente tiene que quedarse intacto”, expresó Morales.

Daños provocado por el temblor en escuelas y hotel de La Altagracia.

Indicó que todas las edificaciones deben realizarse con un criterio profesional y manteniendo en cuento que la calidad y seguridad se sobreponen a la economía. “Hacemos un llamado a los que realizan construcciones, a que se apeguen a los reglamentos que tiene la ley. Pensemos, al momento de economizar, en nuestras familias, ya que estamos poniendo en riesgo personas, por muchas veces tratar de economizar”, añadió el directivo del Codia. Luego de ese acontecimiento, varios técnicos en materia de infraestructura del Ministerio de Educación evaluaron los daños en los centros educativos que recibieron daños producto del terremoto del lunes 4 de febrero.

Entre los centros afectados figuran las escuelas Eloina Constanzo, Severina Cerda Mota, Espejo Villa Guerrero, Manuela Díez Jiménez, Batey 28, Magarín Abajo, Batey El Prado y Gregorio Altagracia Medina, esta última con roturas en el piso del segundo nivel, todos de la provincia de El Seibo.

Mientras que en la provincia La Altagracia los planteles afectados son las escuelas Dionisio Arturo Troncoso, María Ruiz, Francisco Mota, Batey Las Cejas, Sagrado Corazón de Jesús (Bayahibe), Benerito” y el liceo San Rafael. Estos centros sufrieron agrietamientos en sus estructuras, viéndose los directores de dichos centros obligados a suspender la docencia.

DEUDAS CON CONTRATISTAS

El gobierno que preside Danilo Medina se ha encaminado en la “Revolución Educativa” construyendo escuelas en todo el país.

Esto ha favorecido a la creación de empleos en el sector de la construcción, pero también se han desatado una serie de casos entre el Estado dominicano y los profesionales de esta área que ganan concursos para la edificación de infraestructuras escolares.

Muchos de estos conflictos se dan porque el desembolso tardío por parte del Estado obliga a los arquitectos e ingenieros a construir planteles escolares con materiales de baja calidad, ya que tienen que pagar el dinero de sus bolsillos para entregar en el tiempo establecido.

En el año 2015, sucedió un hecho lamentable, cuando el arquitecto David Rodríguez García, de La Romana, se suicidó en la sede de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe), debido a las altas deudas que había contraído por una escuela que construía en Monte Plata y a la cual no se le había desembolsado el dinero.

El presidente actual del Codia en La Romana enfatizó que desde la dirección central se está realizando un trabajo para garantizar el pago por los servicios realizados al Estado. “En conjunto con el presidente nacional y demás homólogos, se está trabajando para que esos profesionales que tengan deudas pendientes bien documentadas, el Codia está dándole fiel seguimiento a esos casos”, afirmó Morales.

ESTRUCTURA

El Codia Regional Este se compone por las seccionales de las provincias La Altagracia, El Seibo y La Romana, donde está actualmente la sede de dicha institución. Danny Morales, actualmente presidente de dicha regional desde agosto del 2018, asegura que dicha institución tiene un compromiso de asesorar al Estado en materia de infraestructura, y crear fuentes de empleos a todos sus profesionales inscritos.

“Desde el momento que tomamos posesión, entendíamos que teníamos que hacer un trabajo en pro del desarrollo de nuestros profesionales y un gremio transparente”, explicó el profesional de la construcción.

Dijo que parte de las acciones a tomar para este año es crear la unidad de digitación y estadística para registrar todos los documentos de las obras del municipio. “Esto solo ha sido posible en la sede de la institución, y con esto estamos adecuándonos a los nuevos tiempos”, enfatizó Morales. Con este sistema las obras serán registradas de forma digital mediante un inspector la cual pasará a una base de datos de la institución. “Esto nos permitirá tener estadísticas de cuantas edificaciones tenemos, quienes son los encargados y la calidad de la estructuras, entre otras informaciones”, añadió Morales.

Síguenos en Instagram