Viejo hospital de Higüey opera con un déficit de más de 8.4 millones anuales

Romaira Morla /[email protected]

HIGÜEY. El hospital “Nuestra Se- ñora de La Altagracia” cerró el año 2016 con un déficit de 8 millones 400 mil pesos aproximadamente, ya que el gasto por mes oscila en 9 millones 120 mil pesos y los fondos asignados no alcanzan para suplir la demanda. Según explicó el director del hospital de Higüey, Héctor Julio Rincón, este centro tiene tres fuentes de ingresos; dos directos y uno indirecto.

El indirecto es la nómina que paga el Servicio Nacional de Salud, médicos, enfermeras, camilleros, director, subdirectora, mantenimiento, entre otros, la cual asciende a 6 millones de pesos mensuales. Además se suma una nómina de 120 mil pesos de un personal extra que contratan por la alta solicitud de servicios.

“Nosotros recibimos de Salud Pú- blica un ingreso de un millón 200 mil pesos mensuales por diez meses. Recibimos 600 mil pesos por concepto de medicamentos, que vienen a través de Promese. También unos 600 mil aproximadamente por la venta de servicios. Es decir que con el pago de nóminas y esos ingresos mencionados el hospital recibe mensualmente por las fuentes de financiamiento 8 millones 400 mil pesos”, expresó.

“El gasto aproximado oscila en 9 millones 120 mil pesos, esto significa que el hospital se maneja con un déficit de aproximadamente 700 mil pesos mensuales. Es por eso que incurre en deudas, y muchas veces tiene dificultades para tener algunos insumos que la población demanda. Esta es una realidad que no es exclusiva de la provincia La Altagracia, sino de todos los hospitales públicos del país”, detalló Rincón.

Asimismo, dijo que antes se compensaban con la cuota de recuperación, pero por disposiciones superiores del Ministerio, ésta fue eliminada.

El hospital ha mantenido un gasto fijo en incremento de manera permanente por la demanda de servicios, lo que lo mantiene con un déficit cerca de 8 millones de pesos anualmente. También sostuvo que el gasto de insumo oscila en 3 millones de pesos al mes.

Productividad
De acuerdo a las estadísticas del hospital de Higüey durante el año 2016, se registraron 61 mil 834 consultas y 74 mil 787 emergencias, para un total de 136 mil 621. De las cuales 8 mil 660 fueron de medicina general. En pediatría, 10 mil 886, obstetricia 8 mil 500, ginecología, mil 817, venereología, 6 mil 619, planificación, 4 mil 997, consejería, 5 mil 100, odontología, 2 mil 775, cardiología mil 219, salud mental, mil 181, lo que indica que estas son las consultas más demandadas.

Mientras que en otros servicios como radiología ofrecieron 17 mil 925, sonografías 7 mil 472, pruebas de laboratorio 177 mil 940, cirugías mayores, 2 mil 24, embarazadas en control, 3 mil 208, papanicolaou, 3 mil 864, entre otros.

Salud reproductiva
En cuanto a la salud reproductiva se registraron 2 mil 842 nacimientos, de los cuales 24 son de menores de 15 años por parto vaginal, 420 en edades de 15 a 19, 521 en edad de 20-24, 370 de 25 a 29, 189 de 30 a 34, 72 de 35-39 y 16 de 40-44 y 2 de más de 45 años. Mientras que por cesá- rea nacieron mil 240.

Una cesárea tiene un costo aproximado de RD$ 3 mil 500 pesos y los partos vaginales RD$ 2 mil 700 pesos.

Lo que indica que en el año 2016 en cesáreas y partos se gastó RD$ 8 millones 665 mil 400. Pacientes extranjeros De acuerdo al informe estadístico en el 2016 miles de extranjeros recibieron atenciones en el hospital de Higüey; en consultas 3 mil 330, internamientos mil 388, emergencias, 9 mil 488, partos 822, cirugías 566, análisis clínicos, 39 mil 107, transfusiones 519, cesáreas, 390 y control de embarazo, 2 mil 701.

Por otro lado, en el 2016 las emergencias aumentaron considerablemente en comparación con el 2015, ya que se registraron 74 mil 787 en el 2016, mientras que en el 2015 el total fue de 69 mil 51. Sin embargo, las muertes por accidentes de tránsito se redujeron de 36 a 19.

Remozamiento Con relación al remozamiento que inició hace tres años, aún no ha concluido, el cual se paralizó para dar terminación al Hospital General y de Especialidades Nuestra Señora de La Altagracia.

Rincón aclaró que por disposición del Ministerio de Salud se creó una comisión de arquitectos e ingenieros, quienes deberán rendir un informe con los resultados de estudios de suelos y determinar si este debe ser demolido o reestructurada la planta física.

Todo listo para iniciar servicios en nuevo hospital El director general del nuevo hospital General y de Especialidades Nuestra Señora de La Altagracia, Félix Hernández Vargas, informó que este miércoles 11 de enero, a partir de las 10:00 de la mañana será la apertura de los servicios de salud a toda la población altagraciana.

De acuerdo a los datos suministrados por el Ministerio de Salud, este centro está ubicado en un área de 19 mil metros cuadrados, cuenta con 125 camas hospitalarias. En su primer nivel está la entrada principal, la emergencia, el área admisiones, la sala de espera, el área de consulta externa (control de citas).

También tiene 15 consultorios, depósito central de medicamentos, morgue, patología, farmacia. En ese mismo nivel está el área de diagnóstico por imagen (rayos x, fluoroscopía, sonografía, mamografía, tomografía, laboratorio, banco de sangre, áreas de limpieza, servicios sanitarios públicos, servicio sanitario del personal, servicios mecánicos, cuarto de data y cuartos eléctricos.

Mientras que en el segundo nivel cuenta con una capilla, biblioteca, lobby, hospitalización de 18 habitaciones dobles, ocho habitaciones sencillas, estación de enfermería, sala de conferencias, administración, gastroenterología, sala de endoscopía, sala de colonoscopía y hemodiálisis.

Se destaca que en una entrevista que ofreció el doctor Hernández Vargas a este medio, en el mes de octubre del pasado año, señaló que en este hospital no habrá ningún patronato, aquellas personas que no tengan recursos serán atendidos con calidad y humanización. El departamento de Asistencia Social se encargará de esos pacientes que no tengan familia y ameriten ayuda.

De igual forma, sostuvo que todo el personal tiene que girar alrededor del paciente con un alto grado de humanización de los servicios. Ellos no irán a pedir favores, sino a exigir un derecho que tienen, con calidad y eficiencia. Recordó en esa ocasión que trabajarán con todas las aseguradoras de salud públicas y privadas para garantizar el financiamiento del hospital.