Venezolanos acuden al mercado informal para enviar productos básicos a familiares

Verón. Pasta dental, desodorantes, jabones de baño, toallas sanitarias, medicinas y hasta la harina para hacer la famosa arepa que representa la gastronomía de Venezuela, son algunos de los productos básicos que miles de venezolanos en diferentes provincias de la República Dominicana tratan de enviar a sus familiares que aún permanecen en la nación suramericana y enfrentan la crisis económica, política y social más aguda en los últimos 50 años.

Esta situación ha generado un éxodo masivo de estos nacionales a distintos países del mundo, con la intención de mejorar su calidad de vida y la de sus seres queridos, puesto que esta crisis ha traído como consecuencia un severo desabastecimiento de alimentos, artículos de higiene personal y medicinas.

Muchos de los venezolanos al reiniciar sus vidas en nuevos territorios, primero indagan cuales son las distintas formas de envío de estos productos a su país, sus costos y la seguridad de que llegue directamente a las manos de sus familiares.

En República Dominicana, a pesar de que existen varias empresas formales de envío de encomiendas, los ciudadanos venezolanos han recurrido a otros compatriotas que ya han comenzado hacer de esto un negocio, que consiste en viajar constantemente a su país para llevar productos básicos, en menor cantidad, pero con algunos riesgos de que sean robados o incautados una vez su equipaje pase por los “controles” en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, la principal terminal aérea de Venezuela.

Luís Millán, un venezolano encargado de una tienda de venta y reparación de teléfonos celulares, en Higüey, afirmó que en dos oportunidades recurrió a una compatriota que desarrolla estos servicios de envío, cuya experiencia la cataloga como positiva, pues los productos llegaron en apenas una semana.

Yo envié una cantidad importante de artículos de higiene personal a mi familia. Por eso ella me cobró unos 4600 pesos y por la urgencia que tenía vi esa opción factible y además rápida, a pesar de tener la comienda una vez llegara a Venezuela”, dijo.

Millán reconoció que nunca ha intentado averiguar los costos de envío a través de empresas formales porque asegura que su entrega es tardía y también existen algunos riesgos de robo una vez sea revisado por los efectivos militares y personal de puertos del país suramericano.

Madeleine Hernández, es otra venezolana que en varias oportunidades realizó este tipo de negocios. Actualmente, vive en Higüey, está desempleada y desde hace varios meses dejó de llevar productos a Venezuela por la gran responsabilidad y el enorme riesgo que constituía, sobre todo una vez su equipaje pasara por los controles de rigor que efectúan los aeropuertos.

“Cargar con productos de primera necesidad en Venezuela es como portar un gran cantidad de oro, ya que el funcionario que te revisa te chequea el equipaje en el aeropuerto también sufre la enorme escasez y por tanto requiere de ese jabón, desodorante, medicina o alimento que estas llevando”, manifestó.

Indicó que nunca en los viajes que realizaba fue detenida y robada, pero igual el miedo se apodera por la incertidumbre de que parte de la mercancía se perdiera en medio de los chequeos, en virtud de que el equipaje que no es de mano, lo revisan en un área no visible al pasajero.

“Una vez que uno llega a Venezuela, las personas que van a recibir los productos me esperan afuera del aeropuerto para la respectiva entrega. El costo del traslado de estos, a través de personas que se dedican a estos servicios oscila alrededor de unos 1200 pesos por cada 10 libras”, refirió Hernández.

 ENCOMIENDAS FORMALES

En República Dominicana existen varias empresas dedicadas al envío de encomiendas sin limitaciones a Venezuela, las cuales han sido utilizadas por los venezolanos. Algunas de estas son más rápidas y económicas que otras, pero casi en su totalidad son desconocidas por estos nacionales.

La mayoría de ellas se ubican en Santo Domingo como Liberty Express, una de la más conocida, que cobra paquetes de hasta 3 libras en unos 560 pesos y la libra adicional en 184, con un tiempo de traslado entre 72 y 96 laborales.

Sin embargo, los venezolanos ubicados en las diferentes provincias del país pueden utilizar el servicio público de correo para hacerle llegar a sus familiares medicinas, alimentos no perecederos y artículos de higiene personal, sin trasladarse a la capital, Santo Domingo.

El Instituto Postal Dominicano (Inposdom) efectúa envíos al país suramericano con un máximo de 30 kilos por un monto de 9,325 pesos y un tiempo de espera de 7 a 9 días laborables.

La administradora de Inposdom para las zonas de Higüey y Bávaro, Margarita Castro, informó que los envíos a Venezuela han presentado inconvenientes en los últimos cuatro meses porque una vez llegan a esa nación, duran mucho tiempo retenido en el Puerto de La Guaira, cercano a la capital Caracas, en el cual funciona la principal aduana de ese país.

“Hemos contado con venezolanos que utilizan nuestros servicios y de hecho han enviado básicamen te medicinas, desodorantes, champú, jabones de baño, harina de maíz precocida, entre otros productos.

A principios de año, los envíos llegaban entre dos y tres semanas, pero ahora tenemos reportes de un tiempo de entrega prolongado de meses no por nosotros aquí en República Dominicana, sino en Venezuela”, puntualizó.

Oficina del Instituto Postal Dominicano (Inposdom) en Bávaro.

Sobre algunos riesgos de extracción de estas mercancías que mayormente mandan estos nacionales a su país, Castro destacó que en lo que concierne al proceso de salida y envío desde el territorio nacional, las encomiendas se van integras y en los lapsos estipulados por la organización.

A pesar de los retrasos presentados, la funcionaria agregó que continúan recibiendo las demandas de servicio de los venezolanos con la aclaratoria de inconvenientes que se puedan suscitar y el tiempo de espera que podría superar los tres meses o más

RECOMENDACIONES

Para el vicepresidente de la Fundación Colonia de Venezuela en República Dominicana (Funcoverd), Javier Rodríguez, lo más recomendable es formalizar los envíos de productos básicos, a través de las empresas establecidas para tal fin.

Precisó que esta organización, que brinda asistencia en diversas áreas a venezolanos ubicados en diferentes provincias del país, sostuvo conversaciones con los representantes de la empresa Liberty Express, con la finalidad de facilitar y canalizar las demandas de envío de encomiendas.

“Es mejor evitar riesgos y tener la seguridad de que lo que queremos mandar llegue directamente a manos de nuestros familiares. Utilizar los servicios directos de compatriotas puede ser un mecanismo factible, pero también de vulnerabilidad porque están sujeto a extracciones o retenciones por parte de funcionarios de seguridad en los aeropuertos venezolanos”, explicó Rodríguez.

Asimismo, acotó que mediante los servicios de las diferentes empresas de encomiendas, se puede hacer seguimiento del envío y tener un control de su estatus. “Entendemos que muchos de nuestros compatriotas no tendrán las posibilidades económicas, pero es la opción más recomendable y segura, bien sea para evitar estafas o riesgos de extracción”, señaló.

Por Julio González /
[email protected]