Vendedores de plátanos en los alrededores del mercado.

Vendedores se resisten, pero Ayuntamiento de Higüey cumple medida de adecentar mercado

Romayra Morla / [email protected]

HIGÜEY. El pasado miércoles venció el plazo que otorgó el Ayuntamiento de Higüey a los vendedores del mercado municipal y a los comerciantes que ofertan sus productos fuera de los espacios establecidos. Al concluir la prórroga, la Policía Municipal inició el retiro de decenas de vendedores.

El director de la Policía Municipal de Higüey, mayor José Mercedes Tena, expresó que en el primer día, cuando se venció el plazo, los vendedores no pusieron objeción y se retiraron desde las 9:00 de la mañana. También, aclaró que no sólo se quitaron a los plataneros, sino a todos aquellos que no cumplían con las reglas de la ordenanza 01-2016.

“Todos deben retirarse a las 9 de la mañana y sólo pueden descargar en el horario de 05:00 a 9: 00 de la mañana. El mercado tiene sus delimitaciones dentro del perímetro que pueden estar”, indicó Mercedes Tena.

Asimismo, explicó que dan garantías de que los “plataneros” y demás vendedores no arrabalizarán nuevamente los alrededores del mercado, ya que que le darán seguimiento y habrá un personal de vigilancia permanente a cargo del gobernador del mercado, y en caso de incumplimiento emitirán las sanciones de lugar.

En la primera jornada de operativo se retiraron más de 50 vendedores, entre ellos plataneros, vendedores ambulantes y buhoneros. Al referirse al tema de los motores dentro del mercado, dijo que para mitigar esa situación se ampliará el parqueo, pero que todo se hará “paso por paso”.

De su lado, Salvador Perozo Medina, gobernador del mercado de Higüey, apuntó que el desorden está controlado, y que para ello cuentan con un personal de apoyo. Además, expresó que la ciudadanía puede ir tranquila a comprar sus productos. A pesar de que Medina es la mayor autoridad que representa este mercado, manifestó que no sabe ni la cantidad de vendedores ni cubículos que tiene este establecimiento comercial.

Mientras que el comerciante Guillermo Osoria Ozuna (Bigote) señaló que el mercado cuenta con más de 280 cubículos, y muchos de ellos no son ocupados por sus dueños iniciales, porque vendieron sus casillas.

También, manifestó que está de acuerdo con la medida que tomó el cabildo de organizar el mercado. “Como mercader auténtico que soy, con 35 años aquí, lo veo bien y nosotros somos los que tenemos que organizarnos, porque pasan demasiados turistas que son la base primordial. Este país está parado por los turistas, y hay que evitar que cuando ellos se vayan se lleven moscas y basuras grabadas”, dijo Ozoria.

 Vendedores de plátanos

Varios de los vendedores de plátanos han expresado que esta regulación en el horario de las ventas les afecta, y pone en riesgo el sustento de sus familias y de todos los empleados que dependen de ellos.

Silvio Núñez Carpio dice que “no está en desacuerdo en salir del área, como lo hacíamos anteriormente, salíamos entre la 10:30 y 11:00 de mañana y volvíamos a las 4:00 de la tarde hasta las 6:00, y se pica algo. Hay veces que a las 9:00 de la mañana yo no he vendido un millar de plátano. De mi camión dependen como 15 personas; me gustaría que miraran hacia nosotros, que no es un desorden como dicen que hacemos”.

Mientras que Máximo Mercedes, quien lleva ocho años como vendedor de plátanos, dijo que “deben venir con otra forma, menos agresiva, porque lo que tenemos es inversión de miles de pesos y por lo tanto no podemos tirarla como quieren ellos”.

Asimismo, puntualizó que en este mercado municipal hay alrededor de 400 personas que dependen directamente de la venta de plátano. Un camión cargado de plátanos sale en aproximadamente entre 160 a 170 mil pesos y cerrar la venta a la 9 de la mañana para abrirla al día siguiente se corre el riesgo de que se dañen.

De igual manera, Matías Abreu (Fellito), quien tiene más de 35 años como mercader expresó que el horario es muy corto y solicitó que deberían  permitirles regresar a las 3 o 4 de la tarde para que las cuatro familias que dependen de él no sean tan afectados en sus ventas. También, agregó hablará con los demás vendedores para que entre todos mantengan la limpieza en los alrededores del mercado.

Otro proveedor que manifestó su queja es el joven Joel Nova Ramírez, quien lleva 15 años desempeñándose en este negocio, pidió a la alcaldesa que les den “un chance” hasta las 12:00 del mediodía, porque los ingresos de él y cinco trabajadores se les reducirán.

Ordenanza

El Ayuntamiento de Higüey, a través de la facultad que le otorga la Ley 176-07 y en vista de la ordenanza 01-2016 del Concejo de Regidores, notificó a los vendedores del mercado municipal y demás comerciantes que realizan sus actividades económicas en sus alrededores que deben vender sus productos dentro de los puntos establecidos.

Asimismo, se les comunicó que los pasillos del mercado deben estar libres de mercancías y las aceras deben estar desocupadas a fin de no obstaculizar el libre tránsito de los peatones, además, se advirtió que toda persona que sea sorprendida ocupando los espacios públicos del mercado y que no tenga permiso para realizar descargas se le incautará la mercancía. Los vendedores tenían un plazo hasta el 5 de octubre para reubicarse.

Aunque estas medidas exigen a los mercaderes no exhibir mercancías en los pasillos del mercado, podría decirse que será prácticamente imposible cumplirla, ya que en un recorrido que realizó El Tiempo se observó que en la gran mayoría de los cubículos no cabe ni siquiera una mesa pequeña.

También, sería importante que se tome una medida urgente respecto a la higiene de este establecimiento comercial, ya que los alimentos se exhiben entre la pestilencia, la basura y las aguas negras.