Desarrollar el turismo sostenible, reto del Gobierno en el 2017 en Bávaro-Punta Cana

Martín Sánchez /[email protected]

BÁVARO. Este año que recién inicia ha sido declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, en una resolución que fue aprobada el pasado 4 de diciembre.

Esto constituye un reto para el Gobierno de fomentar, aún más, el turismo sostenible en la zona de Verón-Punta Cana, el principal polo turístico no solo de la República Dominicana, sino también de toda la región del Caribe. Solo en esta costa turística, once playas tienen bandera azul, de un total de 21 segmentos de playas que fueron calificados como los más limpios, sanos y seguros durante el período 2015-2016, por la Fundación Europea de Educación Ambiental (FEE, por sus siglas en inglés).

Bávaro, Punta Cana, La Romana, Samaná y Puerto Plata, son los lugares donde están las banderas azules. La República Dominicana es el primer país de América Latina y el área del Caribe con mayor cantidad de playas acreditadas con esta certificación.

Ernesto Veloz

Para que una playa tenga bandera azul debe reunir una serie de condiciones ambientales, con cuatro pilares fundamentales: calidad del agua, seguridad y servicios, gestión ambiental y educación ambiental. Y ahora, no sólo en las playas se están motivando para el turismo ecológico, sino también otras zonas de áreas verdes que funcionan como pulmón del medio ambiente en el Este, y por cuyas bellezas se busca convertirlas en centros de atracciones turísticas.

La Laguna Bávaro es la principal zona donde el Gobierno y el sector privado buscan desarrollar el turismo ecológico sostenible, y cuando sea rentable, parte del dinero que ingrese se usará para desarrollar zonas vírgenes en atracciones turísticas. En esta laguna, que capta unos 43 kilómetros cuadrados de cuenca, hay más de 220 especies de plantas nativas y endémicas.

Hay cuatro tipos de manglares y 86 especies de aves, de las cuales ocho son endémicas; cinco especies de anfibios, 11 especies de reptiles y varias especies de peces de agua dulce. También, hay que destacar que allí vive el llamado Siprinodom Higüey, único pez de su tipo en el mundo.

Como manera de incentivar el turismo ecológico, en la Laguna de Bávaro se realizan actividades como el kayak, senderismo, avistamiento de aves, pesca deportiva, navegación panorámica en embarcaciones pequeñas, las cuales son disfrutadas por los turistas que se hospedan en los hoteles de Bávaro y Punta Cana.

Solo la Isla Saona recibe alrededor de 300 mil turistas al año. Pero en estos momentos, dichas excursiones están paralizadas debido a que todavía no ha bajado el nivel del agua en la zona transitable. Durante las lluvias que afectaron al país, durante los últimos meses del pasado año, la laguna sobrepasó el nivel de agua, incluso, parte de ella se rebosó y sus aguas llegaron hasta las playas cercanas.

Otra parte inundó la carretera hacia Cabeza de Toro, donde operan varios hoteles. Como es la parte más baja de la zona, toda el agua se dirige hacia allí. Aunque hay personal del Ministerio de Medio Ambiente que mantiene el acceso limpio, todavía no hay fecha de apertura a las actividades. La laguna Bávaro, clasificada como refugio de fauna silvestre, es un ecosistema costero rodeado de 4.1 kilómetros cuadrados de manglares, y con una extensa zona de humedales de 5.8 kilómetros cuadrados.

Vista aérea de Laguna Bávaro.

Ernesto Veloz, presidente de la Asociación de Hoteles y Proyectos Turísticos del Este (Asoleste), indicó que se está conversando con el nuevo ministro de Medio Ambiente para volver a poner en operación las excursiones sostenibles, como la ob servación de aves, montura de cayak y navegaciones eléctricas, debido a que no se puede usar motores por la especie que hay en la zona. Veloz entiende que República Dominicana es una “página de catálogo”, y que los turistas valoran mucho las condiciones naturales a la hora de escoger un destino turístico en el Caribe.

Además, valoró como positiva la Ley de Fomento al Desarrollo Turístico, porque luego de su creación, se han construido más de seis mil habitaciones sólo en la zona en Verón-Punta Cana. Otro punto en que se debe enfocar el Estado dominicano en este nuevo año, según Veloz, es controlar la arrabalización en las cercanías de los hoteles.

Veloz sostuvo que con el co-manejo de la Laguna de Bávaro se busca convertirla en una oferta de turismo sostenible dentro del destino turístico de Punta Cana. Precisó que el sector privado invirtió cinco millones de pesos para adecuarla al recibimiento de turistas.

Dijo que se coordinará con los tours operadores para realizar excursiones al lugar. Cuando empiece a operar, parte del dinero se usará para su mantenimiento y otra parte para habilitar las demás áreas protegidas, para generar ingresos. La idea es buscar que los turistas puedan acceder a esos lugares en buenas condiciones sanitarias. “Es imposible que en esos sitios no haya baños, ni agua para lavarse las manos”, sostuvo.

OTROS LUGARES EN AGENDA
Veloz expresó que se está conversando con el propietario de un área verde ubicada en la localidad de Hoyo Claro, cerca de la autovía, a la que también se le puede sacar beneficio. Además, está Hoyo Azul, el cual ya se está comercializando en Cap Cana. Otro lugar que se tiene en las miras para iniciar excursiones, según Veloz, es el área protegida de Río Maimón, lugar que junto a la playa de Lavacama sirve de reproducción de las tortugas marinas tinglar.

Veloz precisa que uno de cada cinco turistas realiza excursión, y que sólo a la Isla Saona, el lugar que más excursionistas recibe, llegan alrededor de más de 300 mil turistas cada año.

RESOLUCIÓN DE LA ONU
La resolución de la ONU que declara el 2017 como el año de “Turismo Sostenible” expresa “la importancia del
turismo internacional y, en particular, de la designación de un año internacional del turismo sostenible para el desarrollo, para promover una mejor comprensión entre los pueblos en todas partes, conducir a que se tome una mayor conciencia de la riqueza del patrimonio de las diversas civilizaciones, y llevar a una mejor apreciación de los valores inherentes de las diversas culturas, contribuyendo así al fortalecimiento de la paz en el mundo”.

Además, reconoce “la importante función del turismo sostenible como instrumento positivo para erradicar la pobreza, proteger el medio ambiente, mejorar la calidad de vida y empoderar económicamente a las mujeres y los jóvenes, así como su contribución a las tres dimensiones del desarrollo sostenible, especialmente en los países en desarrollo”.