Tres extranjeras hacen lo que las autoridades locales ignoran: proteger animales callejeros

Génesis Pache / [email protected]

Verón. Los animales que se encuentran en las calles de este distrito turístico se enfrentan diariamente a la odisea de tener que sobrevivir por su propia cuenta, a expensas de todo tipo de riesgos y amenazas que atentan incluso contra sus vidas.

Una fundación creada por tres mujeres extranjeras se ha dado a la tarea de ayudar a estos animalitos, tratando de protegerlos y brindarles una mejor forma de vida.

Sylvia Méndez, Christiana Staempfli (presidente) y Viviana Vitariello.
Sylvia Méndez, Christiana Staempfli (presidente) y Viviana Vitariello.

La Fundación Rescátame ha logrado castrar a 2,400 perros y gatos, desde su fundación en abril del 2012. Sylvia Méndez, una de los miembros fundadores de esta organización protectora de animales, explica que lo que están buscando hacer con la fundación es castrar a la mayor cantidad de estos animales, para qua así no se sigan reproduciendo y las calles no se sigan llenando de ellos.

Cabe destacar que castrar es extirpar o inutilizar los órganos reproductores de animales o vegetales. “Entendemos que si no se logra controlar la sobrepoblación de animales de la calle, nunca vamos a poder implementar ningún programa que fuera efectivo para ayudarlos”, dice Méndez.

A todos estos animales es imposible darlos en adopción, y tampoco se puede abrir un refugio, porque es demasiada la cantidad de ellos en las calles. Los animales que han logrado castrar esta fundación son de zonas empobrecidas, algunos están en las calles y otros son de personas de bajos recursos, que pertenecen a Verón y el Hoyo de Friusa.

Los veterinarios que trabajan en las jornadas de castraciones provienen de países como Canadá y Estados Unidos, que vienen al país de forma voluntaria. Muchos de los animales que se encuentran en las calles provienen de personas que tienen sus mascotas y pueden darles comida, pero no tienen los recursos suficientes para esterilizarlos, por lo que se siguen reproduciendo. Otros, son abandonados por sus propietarios.

Rescátame es una fundación creada por Christiana Staempfli (presidente); Viviana Vitariello y Sylvia Méndez. Su misión es recatar la mayor cantidad de animales, gracias a la ayuda de voluntarios que ofrecen hogares temporales a los animales necesitados.

“Los animales de las calles pasan muchas necesidades, porque hay demasiados”, indica Méndez. Para esta fundación es primordial el tema de la castración, porque esto les dará una mejor calidad de vida a los animales. Una vez estos son castrados, podrán tener una vida más saludable.

Dentro de las campañas masivas de castración que ha realizado Rescátame, destacan las realizadas durante tres años seguidos. La primera fue en 2014, donde un equipo de veterinarios vino y fueron operados 463 animales, en cuatro días. En 2015 se repitió el operativo con veterinarios de Estados Unidos, y operaron 350 animales. El último se hizo este 2016, cuando operaron 205.

Las demás operaciones se hicieron con veterinarios de Santo Domingo y fueron a menor escala. Según Méndez, lo ideal es poder hacerlo tres veces al año, pero admite que como fundación no cuentan con los recursos suficientes para hacerlo con esta frecuencia.

DIFICULTADES

Los veterinarios que viajan para estos operativos lo hacen de forma gratuita. Ellos mismos pagan sus tickets de avión y el hotel donde se hospedan. Méndez asegura que no han conseguido un solo hotel de esta zona turística que esté dispuesto a colaborar con esta causa, aportando habitaciones para su estadía. Consideran que este gesto sería de gran significado para el proyecto, que es de interés para la comunidad.

Hemos pedido y golpeado muchas puertas, pero no ha sido posible”, señala.

Para cada operativo que realizan como fundación, estas personas deben costear todos los gastos, que incluyen comprar materiales como los hilos de cirugía y anestesia.

Con los animales de las calles se dan diversas situaciones difíciles. Una de ella es el caso de los extranjeros que compran las mascotas, y al tener que marcharse del país los dejan abandonados, tanto en sus apartamentos como en las calles.

Uno de los principales inconvenientes que han encontrado a la hora de hacer las jornadas de castración, es el hecho de que las personas entiendan que es para beneficio de los animales que se les realiza esta cirugía.

RABIA

El veterinario Eduardo Simó, de la clínica veterinaria Pet Love, explica que en esta zona no hay una sociedad protectora de animales. Señala que solo estas mujeres luchadoras de Rescátame, son las que están trabajando para el bienestar de los animales de la calle.

Los animales de la calle pueden ser transmisores de rabia, por lo que Simó destaca que el Gobierno realiza periódicamente jornadas de vacunaciones masivas a nivel de todos los pueblos. En esta zona turística también se han hecho estos operativos, pese a que tienen unos dos años que no la realizan.

Según Simó, hasta su consulta no han llegado casos de rabia, pero sugiere que el Gobierno retome las vacunaciones, porque cada vez aumentan más los animales de en esta condiciones. “No solo deben ser vacunados los perros, sino los caballos y vacas también”, resalta.

Los animales transmisores de la rabia son el hurón y el murciélago. Hay diversas formas de contaminarse con esta enfermedad. Se transmite por una mordida de uno de estos animales infectados.

Los animales deben vacunarse de forma anual para prevenir esta enfermedad. La inmunización de esta vacuna tiende a bajar, por lo que se debe hacer cada año y más en países caribeños como la República Dominicana.

La principal consecuencia de esta enfermedad en personas es la muerte. Produce una tetania o inmovilización del sistema nervioso y del cuerpo completo. Simó recomienda que se vacunen las mascotas para seguir previniendo esta enfermedad.

Señala que en Higüey, Salud Pública tiene disponibles vacunas cuando se tiene sospecha de esta enfermedad, por lo que aconseja a quienes tengan alguna duda relacionada al tema, que acudan a esta dependencia del Estado.

LEY 248-12

La Ley de Protección Animal y Tenencia Responsable tiene como objetivos establecer las obligaciones del Estado para la protección animal; prevenir y erradicar todo maltrato y actos crueles contra los animales, que los martiricen o molesten; velar por la salud y bienestar de los animales, y fomentar y promover la conciencia social, en cuanto a la protección y cuidado de los animales.

En esta ley, el Estado posee obligaciones de prestar toda la ayuda y colaboración necesaria a las instituciones protectoras de animales reconocidas, a los fines de lograr la optimización y objetivos en el cumplimiento de sus fines y de esta ley.

El artículo 11 de esta legislación establece que es obligación del Estado, a través de la Policía Nacional o Policía Municipal y en coordinación con el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, así como de los ayuntamientos o juntas municipales, recoger a todo animal con o sin dueño que deambule por las áreas públicas, que se encuentre enfermo o perdido, que haya sido abandonado por su dueño o maltratado, y enviarlos a casas albergue del lugar y brindarle los cuidados que ameritan.

GALERÍA