José Rafael Díaz, terminó con récord de 1-1 y con efectividad de 3.14 en 45 apariciones en la temporada 2016.
José Rafael Díaz, terminó con récord de 1-1 y con efectividad de 3.14 en 45 apariciones en la temporada 2016.

“Mi sueño se dilató un poco, pero nunca bajé la cabeza”

Edgar Moreta / Especial para El Tiempo

LA ROMANA. Nacido un 27 de febrero de 1984, en esta ciudad, José Rafael Díaz, estelar lanzador de los Rojos de Cincinnati, es un ejemplo vivo de perseverancia y superación. Debutó en el 2014, cuando tenía 30 años de edad y hoy puede relatar el trayecto de un sueño hecho realidad.

Mis hermanos pudieron firmar y mis padres me inculcaron que siguiera sus caminos”, explica el relevista. Añade que “la primera práctica de béisbol que tuve fue como receptor y termine cansado. Le dije a mi madre que no volvería al play y mi papá me dijo que si no quería jugar béisbol tendría que ir a ayudarle en el trabajo, y ahí me decidí por este deporte”, narró el relevista romanense.

Con respecto al apodo de “Jumbo Díaz”, explica que surge por las confusiones constantes que tuvo en las menores con su compañero, Joselo Díaz. “Un pitching coach fue que me asignó el nombre, porque me dijo que era el Díaz más grande”, reseñó.

Luego de varios años de espera se da la llamada que cambió la vida de este lanzador. “Mi sueño se dilató un poquito, 13 años en las menores, pero nunca bajé la cabeza”, explica el lanzador derecho, que no olvida aquel día en que fue subido al equipo grande de Cincinnati.

“Fui llamado un 20 de junio del 2014, alrededor de las 7:00 de la mañana, pocas semanas después de haber nacido mi hijo. Ese primer día me tocó lanzar contra Toronto; me dieron dos cuadrangulares. Pero mi compañero, Ramón Santiago, me aconsejó y pude mejorar”.

El nativo del sector de Quisqueya valora cada uno de los amigos y las amistades que ha podido cosechar en su corta carrera, destacándose entre sus mejores relacionados el lanzador cubano Aroldis Chapman.

“Aroldis Chapman es excepcional; es un gran amigo y padrino de su primogénito. Hasta el sol de hoy, nuestra relación es muy estrecha, aunque pasó a los Yankees y luego a los Cachorros”, refirió.

Sobre su participación con el equipo de los Toros, dijo estar esperando que la organización de los rojos le conceda el permiso para accionar con el equipo. “El equipo (los Toros) tiene buena química de jugadores novatos muy talentosos y veteranos de esta pelota. Estoy en conversación con mi pitching coach, y les pido a los fanáticos de los Toros que sean pacientes con la fecha de entrada”, finalizó diciendo Díaz.