Siria bajo ataque

Washington, DC. Estados Unidos, Francia y Reino Unido lanzaron anoche en conjunto ataques militares en Siria en represalia por el presunto uso de armas químicas por parte del régimen del presidente Bashar Assad contra civiles.

Mientras el presidente Donald Trump anunciaba el ataque aéreo, ordenado sin la autorización del Senado, según trascendió, fuertes explosiones iluminaban el cielo de Damasco, la capital siria.

La televisión siria reportó que las defensas aéreas del habían respondido al ataque, logrando derribar 13 misiles, mientras el embajador de Rusia en Estados Unidos reaccionó a través de las redes sociales calificando el ataque como una provocación a su país.

Tras los ataques el presidente sirio Bashar Assad aseguró que “las armas de Dios no serán humilladas”, así como tampoco el pueblo sirio.

Horas antes, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, aseguró que su país tenía “pruebas irrefutables” de que el presunto ataque con armas químicas era un montaje de agentes extranjeros.

El secretario de Defensa de EE.UU., Jim Mattis, no obstante, indicó que no hay información de bajas militares o aviones derribados de su país, Francia o Reino Unido, aunque reiteró que se trata de datos preliminares.

Trump explicó que la ofensiva de EE.UU., Francia y el Reino Unido tiene como objetivo “establecer un fuerte elemento de disuasión contra la producción, propagación y uso de armas químicas” por parte de Al Asad. Pidió a Irán y a Rusia a que abandonen su apoyo Assad.

“Rusia debe decidir si seguirá por este oscuro camino o si se unirá a las naciones civilizadas”, dijo.

El primero de los ataques, ocurrido cerca de Damasco, tuvo como objetivo un centro de investigación científico utilizado, según el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., general Joseph Dunford.

El segundo objetivo de Estados Unidos y sus aliados europeos fue un depósito de armas químicas ubicado al oeste de Homs, que según Dunford almacenaba las principales reservas de gas sarín en manos del Gobierno de Al Asad.

También atacaron otro almacén con armas químicas y un “importante centro de comandancia” ubicados al oeste de la ciudad de Homs.