Las causas de los suicidios están relacionadas a enfermedades, deudas y asuntos pasionales, según reportes de la Policía.

Se dispara cifra de suicidios en las provincias del Este

María Herrera / mherrera @editorabavaro.com

La doctora Julia de la Cruz Chávez, psicóloga clínica y terapeuta sexual calificó esta situación como alarmante.
La doctora Julia de la Cruz Chávez, psicóloga clínica y terapeuta sexual calificó esta situación como alarmante.

LA ROMANA. En los últimos cuatro meses, en toda la región Este del país se ha registrado una alarmante y creciente tasa de casos de suicidios, según establece un informe estadístico de la Dirección Regional Este de la Policía Nacional.

De acuerdo a este informe, del 11 del de junio hasta el 8 de septiembre del presente año se registraron unos 12 casos de suicidios, ocurridos en El Seíbo, Higüey y La Romana, siendo esta última provincia la más afectada por este tipo de muerte.

En el citado período, en La Romana se registraron cuatro suicidios. Las causas reportada por la Policía son: dos por ahorcamientos de personas que optaron quitarse la vida por sufrir alguna enfermedad; uno por deudas y otro por motivos pasionales. De estos casos, uno se suicidó con arma de fuego.

En El Seíbo fue reportado el suicidio de una persona con arma de fuego, por motivos económicos. Mientras que en Higüey fueron registrados tres suicidios por ahorcamiento por deudas y asuntos pasionales, entre los que figura un envenamiento.

 Testimonios y sugerencias

El comunicador Guillermo Santana, quien sufrió la pérdida de un familiar en esta circunstancia, dijo que no es fácil para una familia cuando pierde un ser querido de la manera que sea. “Superarse no es fácil. Gracias a Dios, hemos podido superar un poco esa situación de la pérdida de un familiar, y ayudando a su madre que es mí hermana. Tiene otra hija, que también es enferma y hay que luchar con ella para que no vuelva a suceder, agarrados del gran poder de Dios, pidiéndole siempre sabiduría pasa seguir esta batalla”, expresó Santana.

Recomendó además a las personas que tienen familiares con problemas mentales que estas personas hay que darle un seguimiento de cerca, y trabajar con ellas, debido a que “muchas veces el diablo se apodera de ellos y se mete tan profundo dentro de ellos, hasta que acaba con su vidas”. Aconseja que a estas personas hay que darles mucho amor y comprensión.

“Esas personas muchas veces empiezan a decir que se van a quitar la vida; que no aguantan más. Todo lo que está en su entorno le molesta; todo está mal; comienzan a bocear; otros a caminar mucho. Se pierden de su sector, de sus familiares. Siempre buscando la manera de cómo quitarse la vida, intentan una y dos veces, y en ocasiones hasta más de tres; hasta que logran su objetivo”, reflexionó Santana.

El padre Jorge Reyes, entrevistado al respecto, dijo que hay muchas personas suicidas que están a nuestro alrededor y muchas veces no se pueden identificar. “Mi recomendación fundamental sería, primero, la educación. Hoy se debe de educar en valores en la familia, en la escuelas, en los clubes, en los grupos de la Iglesia y en las pequeñas comunidades”, exhortó este sacerdote.

Entiende que se debe educar primero, para que se valore la vida. Decirles a las personas que la vida viene de Dios y que el único que tiene el poder para quitarla es Él. “Cada uno es un administrador de la vida, y en segundo lugar que la vida Dios nos la ha dado para bien de los demás, y también para bien de nosotros, porque la vida de un padre o madre es también para sus hijos y su esposo y esposa”, aconsejó el padre Reyes.

La doctora Julia de la Cruz Chávez, psicóloga clínica, terapeuta sexual y de pareja, del Centro Médico Oriental, calificó esta situación como alarmante. “He concluido que esas personas que cometen esos actos, de homicidio y suicidios, son en un gran porcentaje depresivas”, señaló De la Cruz.

Dijo que hay muchas personas que nunca en su vida dicen que se van matar, y que, al contrario, son amables con la gente y de repente lo hacen. Indicó que igual puede ser que lo diga, pero de forma indirecta, haciendo comentarios como: ‘Ay, lo que es la vida’; ‘este mundo si esta difícil’. Considera que estos comentarios que se van repitiendo en una persona que se viva quejando y se ve distraído muchas veces, son caldo de cultivo para el suicidio.

Indicó que una de las primeras causas de muerte en esta clase de decesos es el suicidio por depresión, por lo que hay que tener mucho cuidado a esta situación. “Si usted ve que una persona cambia de conducta, que se queda pensativo y usa lenguaje como si se estuviera despidiendo, como por ejemplo: ‘ay, Dios mío, me gustaría ver mis hijos que crezcan’. Cuando una persona dice así, ha pensado en muerte”, explica la doctora De la Cruz.

Agrega que “si usted está enfermo, eso se justifica, pero una persona que esté aparentemente sano es muy difícil que comente: ‘mis hijos, cuando yo me vaya quiero que ustedes se ocupen de esto, de aquello’. Son personas que han pensado en morirse; hay muchas formas de saber, pero hasta con una sencilla pregunta como: ¿Qué tú crees de la vida? Y si le contesta: ‘yo no sé ni porque la gente vive, porque total… al final’. Esos pueden ser síntomas”, expuso esta profesional de la conducta.

Tipos de depresión

De la Cruz indicó que existen varios tipos depresión, que pueden ser mayores, menores e intrínsecas. Sin embargo, dijo que hoy día se sabe que hay un complemento genético con personas con tendencia al suicidio, y siempre que lo intente es porque casi se encuentra que un familiar se ha suicidado.

¿Cómo saber si una persona es depresiva? Primero es necesario identificar la genética, buscar los antecedentes, para saber si hay familiares que hayan pasado por la experiencia del suicidio o depresión. Esto así, ya que existen las posibilidades de que esa persona pueda tener esta patología y después los cambios de conductas que pueda tener, como violencia y agresividad.

Otra señal es no importarle nada y que se le olvide todo o despedirse. Este tipo de comportamientos podrían identificar a un depresivo, ya que cada quien conoce a su pareja y familiar y sabe cuándo hay cambios.

“Esa son voces de alerta, pero muchas veces no les hacemos caso”, advirtió De la Cruz. Dijo que es importante saber que las personas depresivas deben utilizar medicamentos de por vida, ya que no existe una cura total para esta enfermedad. También precisó que la mayoría de los anti depresivos aumentan la serotonina en el cerebro, que es la hormona que alivia el estado de ánimo.

“Debemos trabajar la familia, que se enseñe, que se amen los unos a los otros; que puedan establecer vínculos de afectividad. Enseñar a sus hijos a que puedan amar a su pareja, cuando tengan que hacerlo. No es verdad que un niño que se sienta rechazado, que no fue educado. Cuando llegue a formar una familia va a tener esa capacidad de amar, porque ese vínculo afectivo que la madre establece con los hijos, con tenerlo en su vientre, todo lo que pasa en nuestro cuerpo se registra en el cerebro, como si fuera una cicatriz”, expuso De la Cruz .

En el caso del seguridad que hace poco se quitó la vida dentro de una entidad bancaria en La Romana, dijo lo siguiente: “Ahí puede ser algo contario. Es una persona agresiva o con una conducta de moral muy alta, porque tengo entendido que había cometido algo, y cuando fueron a detenerlo, quizás para no pasar vergüenza, quizás si se hacía pasar por una persona muy honesta muy honrada, muchas personas confiaban en él, y al vesre como descubierto pensó ‘pues yo mejor no doy la cara”, razonó De la Cruz.