San José de los Llanos

San Pedro de Macorís: San José de los Llanos piden más atención a las autoridades

SAN JOSÉ DE LOS LLANOS, SAN PEDRO DE MACORÍS. Cuna de grandes músicos, maestros, pioneros en independizarse, han generado importantes aportes a esta comunidad y al país. Esto y más caracterizan a la gente de este municipio de la llamada “Sultana del Este”. Sin embargo, hoy este pueblo se encuentra sumido en el abandono.

En comunidades como La Guasara, una de las más vulnerables de este municipio, es notorio las calamidades que pasan sus residentes cada vez que llueve, lo que se evidencia en el molestoso lodazal de sus calles, viviendas en mal estado y obras inconclusas que retratan el atraso en el que está inmersa esta población.

Las calles nunca han sido asfaltadas ni mejoradas. Desde el inicio sólo han tenido gravilla, aunque actualmente están casi intransitables. Y a todos estos males se agregan problemas de carácter sanitario, provocados en parte de la gran cantidad de mosquitos, que a su vez son el origen de múltiples enfermedades, como el dengue.

Bertha Romero, residente del sector La Guasara, dijo que las calles nunca han servido, ya que según explicó las autoridades no se han ocupado de esta parte del pueblo, donde asegura hay demasiado mosquitos. Romero pide que debieran poner empeño en arreglar esa situación, porque hay muchas viviendas cuyos residentes, principalmente niños, corren el riesgo de enfermarse con facilidad.

En La Guasara hay unas 220 casas, muchas de las cuales sufren inundaciones cada vez que llueve, lo que agudiza la grave situación que padecen sus habitantes. Jorge Alcántara, residente y miembro del movimiento “Llaneros Empoderados”, habló de estas problemáticas.

“No tenemos carretera; no hay tanda extendida (en las escuelas); no hay un multiuso”, dijo Alcántara, sobre las carencias que padece esta comunidad. Indicó que carecen de instalaciones deportivas donde los jóvenes puedan practicar alguna disciplina.

“Tenemos muchas obras inconclusas, como lo es el centro tecnológico comunitario del Despacho de la Primera Dama”, agregó Alcántara. La Guasara es una comunidad construida durante el gobierno de Joaquín Balaguer, en el 1989. Alcántara dijo que han hecho diligencias con las autoridades provinciales, para pedirles que vayan en auxilio de esa localidad. Asegura que aún no reciben ningún tipo de respuestas a sus demandas.

Asimismo, Amauris Sosa, residente del mismo sector, hace un llamado al pueblo de San José de los Llanos a que se organicen, ya sea en juntas de vecinos, clubes deportivos, recreativos u otros tipos de asociaciones, para luchar juntos en aras de resolver los problemas que afectan a este pueblo.

“Con relación a la organización de juntas de vecinos, estas pueden exigir a nuestro Ayuntamiento, porque hay pequeñas obras que tiene facultad para hacerlas. Si se organizan pueden hacer un documento con el presupuesto participativo; cada barrio tiene por año un porcentaje de dinero de lo que entra al Ayuntamiento.

En el barrio La Guasara tenemos un problema de drenaje fluvial, aguas negras; podemos exigirles al cabildo que haga un saneamiento de esto”, expresó Sosa. También, llama al pueblo a que las obras que se están construyendo en el municipio sean fiscalizadas, ya que la Ley 200-04, de Libre Acceso a la Información le da esa potestad de saber en qué se gasta cada peso del municipio.

“El síndico actual, el cual tiene un año, no he visto la primera asamblea del presupuesto participativo; están aprobando cosas sin preguntar a la población lo que necesitan”, cuestionó Sosa.

Sin embargo, los comunitarios afirman que las escuelas están en buenas condiciones, por lo que sólo piden que se implemente la modalidad educativa de Tanda Extendida. En este sentido, también han hecho las diligencias correspondientes, pero igual siguen esperando respuestas.

Sobre el hospital de la comunidad, exigen más personal médico y mejorar el espacio físico. Pocas fuentes de empleo San José de los Llanos es un pueblo de maestros que trabajan en las escuelas del pueblo y en los campos del municipio, lo que ha ayudado a que las personas puedan desarrollarse con sus ingresos.

Pero el que no tiene un trabajo en una institución del Gobierno no tienen otra manera de sobrevivir, o el que tiene una pequeña tienda para vender, colmado u otro negocio particular. Otra de las problemáticas que afectan a este pueblo es que en la Avenida Duarte los motores andan a una velocidad extrema, causando mucho ruido y pánico en la comunidad. Los moradores cuentan que ya se han originado muchos accidentes que han provocado la muerte de algunos transeúntes.

Sus residentes señalaron que para cruzar la calle tienen que hacerlo con sumo cuidado, porque en el momento que menos lo esperan aparece un motorista temerario, los cuales la mayoría andan haciendo malabarismo. A esto se suma la contaminación sónica provocada por los centros de diversión ubicados en el área del parque central Juan Sánchez Ramírez.