SALUD Y VIDA / El síndrome de Otelo

Emilio Jiménez.

Emilio Jiménez / jimenez.psicologo@gmail.com

El síndrome de Otelo, que también es llamado delirio de celos monosintomático, recibe su nombre por el drama de William Shakespeare “Otelo, el moro de Venecia”, donde el personaje va elaborando un sinfín de sospechas sobre la supuesta infidelidad de su pareja hasta asesinarla y caer en suicidio.
Los afectados por el síndrome de Otelo sufren de unos celos completamente irracionales y desmesurados que pueden tener dramáticas consecuencias. El síndrome de Otelo afecta a mujeres y a hombres pero más a estos últimos. La razón fundamental tiene bases psicológicas y culturales. El apego real y simbólico a la figura de la madre actuaría inconscientemente generando sentimientos ambivalentes de amor-odio hacia las demás mujeres.
El comportamiento de la persona que padece este síndrome es totalmente irracional. Lo que quiere decir que la persona afectada ve lo que quiere ver, sin tener en cuenta si existen o no pruebas y detalles que confirmen sus creencias. Así, su única preocupación en la relación será buscar pruebas de forma meticulosa y obsesiva que delaten a su compañero de vida por lo que le revisará su teléfono móvil, su ordenador y le someterá constantemente a interrogatorios sobre su rutina. Incluso, su delirio le hará creer que su pareja ha cambiado de hábitos desde que es infiel.
El síndrome de Otelo es una patología que puede acabar en dramáticas consecuencias debido a los celos incontrolables e irracionales que atrapan a la persona que lo padece.