SALUD Y VIDA / Síndrome de Wernicke-Korsakoff

Emilio Jiménez.

Emilio Jiménez / [email protected]

La encefalopatía de Wernicke y el síndrome de Korsakoff son en realidad diferentes patologías que a menudo se presentan juntas, ambas debidas al daño cerebral causado por la falta de vitamina B1.
El síndrome de Korsakoff, también llamado Psicosis de Korsakoff, produce graves daños cerebrales que afectan a la memoria y el aprendizaje. Generalmente este trastorno (en especial en personas que padecen alcoholismo crónico) viene acompañado de la encefalopatía de Wernicke, que produce daño cerebral en el tálamo y el hipotálamo. Esto es debido a que el consumo de bebidas alcohólicas genera daños en el aparato digestivo, lo que provoca deficiencias de absorción y almacenamiento, además de neurotoxicidad.
Las personas que padecen problemas de absorción alimentaria pero no es debido al abuso del alcohol, pueden desarrollar la enfermedad de Wernicke, pero los síntomas son mucho más leves y generalmente no se acompaña del síndrome de Korsakoff.
Causas. Como ya hemos señalado, el alcoholismo o el abuso crónico de alcohol es la causa más común de SWK. También pueden estar relacionados con deficiencias en la dieta u otras condiciones médicas, como enfermedades crónicas o intervenciones quirúrgicas, que alteran la absorción de la vitamina B-1, también llamada tiamina.
El síndrome de Korsakoff también puede ser causado por la anorexia, una dieta excesivamente restrictiva, el ayuno, la cirugía para bajar de peso, el vómito incontrolado, el SIDA, la diálisis de riñón, las infecciones crónicas o un cáncer que se ha extendido por todo el cuerpo.