SALUD Y VIDA / Síndrome de Angelman

Emilio Jiménez.

Emilio Jiménez / [email protected]

El síndrome de Angelman es un trastorno neurológico de origen genético que afecta al sistema nervioso y causa discapacidad física e intelectual grave. Las personas que lo sufren pueden tener una esperanza de vida normal; sin embargo, necesitan de un cuidado especial.
Los síntomas del síndrome de Angelman no suelen ser evidentes al nacer, y aunque generalmente los pequeños comienzan a mostrar signos de retraso en el desarrollo alrededor de 6-12 meses, no se diagnostica hasta los 2-5 años de edad, cuando las las características de este síndrome se hacen más evidentes.
Ahora bien, la mayoría de niños con síndrome de Angelman son capaces de comunicarse mediante gestos, signos u otros sistemas con el correcto tratamiento.
La movilidad de un niño con síndrome de Angelman también se verá afectada. Pueden tener dificultad para caminar debido a problemas de equilibrio y coordinación. Sus brazos pueden temblar o moverse bruscamente, y sus piernas pueden ser más rígidas de lo normal.
Con la adultez, los síntomas son similares; sin embargo, las convulsiones suelen remitir e incluso cesar, y la hiperactividad y el insomnio se acrecientan. Los aspectos faciales permanecen reconocibles pero muchos de estos adultos tienen un remarcado aspecto juvenil para su edad.
La pubertad y la menstruación aparecen en una edad normal y el desarrollo sexual es completo. La mayoría de los adultos son capaces de comer con normalidad, con tenedor y cuchara. Su esperanza de vida no disminuye, aunque las mujeres con este síndrome tienen tendencia a la obesidad.