RINCÓN HISTÓRICO / Oda mayor Yo soy Higüey

Antonio Cedeño (Macho).

Antonio Cedeño (Macho) / [email protected]

Don Oscar Valdez,ganadero y prospero comerciante higüeyano,graduado en mundología, un coche automovilístico acabado de inventar adquirió para su comodidad.
Don Modesto Cedano ganadero, terrateniente, comerciante mayorista compró un carro también, siendo segundo en llegar a esta comunidad de Higüey.
Don Eduardo Morel, comerciante mayorista, otro automóvil compró más moderno que los otros dos, a sus amigos escogía para en la villa pasear cediendo el timón a Rolando Cedeño–mi padre-, su vecino y compañero cuando iba el carro arrancar, con cautela le decía: Rolandito al pa –si –to. al -pa si- si –to Ro-lan –di-i -to.
De Baco dios del vino el néctar sorbía, con opulencia insensata; después de sendos tragos de la existente provisión, Eduardito ya caliente le gritaba; Miiiilla Rolandito… Rolandito Miiiiilla!
Miguel Caridad organista de la iglesia,excelente relojero, cortó la cuerda al reloj -por su extenso tamaño- Que donaran Agustín Guerrero y Leonte Gómez, teniendo que adicionar la piedra que hoy ostenta.Subiendo y bajando por conducto de armado concreto como vaina de machete. en el nuevo campanario adherido como odre figura el nuevo campanario sobre el viejo santuario.
En mil novecientos cuarenta y uno, una banda de música femenina procedente de San Pedro de Macorís, en la procesión del Congreso Mariano.Encabezando el desfile vi, con vistosos ornamentos y relucientes instrumentos.