RINCÓN HISTÓRICO / La llegada al centro de tortura del nueve

Antonio Cedeño (Macho).
Antonio Cedeño (Macho).

Antonio Cedeño (Macho) / [email protected]

La situación es difícil –continuó- la policlínica de tío Rolando fue arrasada por los miembros del SIM, rompieron las puertas principales, destruyeron el mobiliario, y las cosas que ellos quisieron la votaron a la calle o al patio.

Entiendo que buscaban a Pedro Livio, porque creyeron que estaba escondido allí. El doctor Mañón- se refería al médico cubano que trabajaba en la policlínica, junto a mi padre, cogió la de Villadiego, si encuentran a tío Rolando lo hubieran fusilado sumariamente. Has sabido de Rafael?

No,- respondió- ; Rafael Cedeño fue hecho prisionero en la casa de José Gabriel Botello- su primo- en el ensanche Ozama donde vivía, y llevado a la oficina central del SIM, en la avenida México, donde en la pared frontal a la puerta de entrada había un pez asido a un anzuelo y a un cordel que tenía la leyenda a colores, el pez muere por la boca, fue interrogado y dejado en libertad. ¿Y de Marino, que sabes tú?

Marino Lucas Castillo, era el único hijo legítimo, de Lucas Castillo, y Altagracia Herrera, quien no se casó en segundas nupcias, según acota su hija Quintana Castillo Almonte, hermano de madre de Pedro Livio Cedeño Herrera, masón y conocía a todos esos militares y según –Ramón-. Papo- Jiménez, propietario de la farmacia Santa Clara -, quien le confesara a su médico doctor Rafael de Soto Reyes, durante un examen antes de partir en el dos mil ocho a New York, quien fuera empleado o dependiente de la Farmacia Cedeño, propiedad de Marino Lucas Castillo Herrera,- ´cuando llegaban de visita Antonio de La Maza, Modesto Díaz, y otros complotados, ´¨yo era enviado a la casa de Pedro Livio, donde doña Olga Despradel que vivía por la Universidad de Santo Domingo, y a otras farmacias.