RINCÓN HISTÓRICO / La llegada al centro de tortura del nueve

Antonio Cedeño (Macho).
Antonio Cedeño (Macho).

Antonio Cedeño Cedano (Macho) / [email protected]

De origen español, donde se enamora Huáscar Tejada de Lindin González Camejo, con la que contrajo nupcias. Arévalo, Noris y Lindín eran condiscípulos, alumnos del colegio Las Mercedes de la señorita Orfelina Pillier, que estaba instalado al lado del Hotel Covadonga, en la calle Duvergé, y a una esquina de la casa donde vivían los hermanos Cedeño.

Huáscar ejercía el profesorado en la capital, siendo profesor adjunto de la Facultad de Ingeniería. Por las hendiduras que tenía la puerta de la celda pude observar que Huáscar levantaba las manos atadas a dos relumbrantes grillos metálicos y decía en voz alta:” Pedro Livio Cedeño es un macho, abrió la puerta del carro y mató a Trujillo! Huáscar manejaba el carro conduciendo a Pedro Livio Cedeño, y este le dijo: párate que a este lo cojo yo, se apeó, abrió la puerta y se abalanzo sobre la puerta del carro de Trujillo, sacándolo del carro, yéndose en un cuerpo a cuerpo; Trujillo, le dio un balazo en un brazo, y otra bala le entró por debajo de la tetilla y le interesó un riñón;-“mientras Olga Despradel le cambiaba la ropa a Pedro Livio Cedeño, cayó un casquillo al suelo, que fue recogido por Luis Trujillo, quien tomándolo en la mano comentó:” este casquillo es del revolver del Jefe.

Hay constancia de que Pedro Livio Cedeño, murió con una bala en un brazo. Durante las declaraciones de Huáscar Tejeda, se encontraban los hermanos Viñas, detenidos junto con nosotros, en el pasillo, cerca de los detenidos.

Ninguno hicimos movimiento alguno, aunque interiormente sentíamos la brisa fresca de la libertad sin externarla, esas declaraciones en voz alta ponía en riego nuestra propia seguridad. En este centro de muertes.