RINCÓN HISTÓRICO / El gobierno de la unión cívica nacional

Antonio Cedeño (Macho).

Antonio Cedeño (Macho) / [email protected]

Manuel (Bobito) Figueroa, fue nombrado síndico por el Consejo de Estado. Mientras esto sucedía, en relación con los aspectos políticos, los asuntos comerciales, sobre todo por su relación entre comerciantes y el Estado, y comerciantes entre sí, como sucedía entre la señora Prieta Donagstor, era compradora de la venta de quiniela, para revenderla en su negocio.
Creyeron que con la muerte de Trujillo se interrumpiría el negocio, lo que no sucedió. La panadería El Esmero dio cobijo a muchos jóvenes de los más necesitados, que a la vez se convirtieron en peloteros de la panadería El Esmero que lucían en su uniforme, elegante y nuevo.
Vivito Caraballo, un joven delgado y espigado fue el pitcher estrella, del equipo de la dueña, doña Irene Núñez, la que fue reconocida por diversas instituciones por sus actividades a favor de los más necesitados.
Los dirigentes de Unión Cívica Nacional de Higüey prepararon una gigantesca caravana hacia San Rafael del Yuma y se movilizaron por toda la población. El pueblo yumero perdió el temor, la juventud, púberes y adolescentes, se unió a los visitantes. Introduciéndose en el Partido Dominicano, rompiendo libros, folletos y cuadernos que tenían la efigie de Trujillo.
Ciclón, un haitiano-dominicano, se subió en el busto y como hizo en Higüey, tiró la cabeza de Trujillo al suelo, la que rodó por la acera del parque donde estuvo expuesto por algún tiempo. El pueblo yumero se sumó, destruyó libros y folletos dedicados a Trujillo, que estaban en el Ayuntamiento.