RINCÓN HISTÓRICO / Formación de la unión cívica nacional

Antonio Cedeño (Macho).

Antonio Cedeño Cedano (Macho) / [email protected]

Y la cuenta era tan nueva que no permitía que se acercara nadie de los que hicieron los números anteriores. Me enrolé en el movimiento cívico, y se había recibido un jeep verde Land Rever, para la propaganda del movimiento, que cada día cogía más fuerza. La lucha estaba dirigida a la salida de la familia Trujillo del país.
Un golpe de Estado dirigido contra los miembros del Consejo de Estado, previo a una recogedera a nivel nacional de los dirigentes y simpatizantes de Unión Cívica Nacional, se produjo aquí en Higüey, dirigido por el capitán Bisonó Jhasson, a quien el pueblo bautizó, como traga bala.
El Consejo de Estado presidido por el licenciado Filiberto Bonnelly, cuando la comisión presidia por el obispo monseñor Juan Félix Pepén, doctor Manuel Arquímedes de Soto (don Quimito), doctor Juan Antonio Botello Valdez, doctor Arévalo Cedeño Valdez y doctor Leopoldo Núñez Levy, se trasladaron a la capital, con el propósito, de que el Consejo de Estado pusiera en vigencia la ley.
El vicepresidente Eduardo (Eduardito), Red Barreras, les recibió y les comunicó que el Consejo de Estado carecía de los recursos necesarios para poner a funcionar la Provincia, pues eran muchos funcionarios y no había presupuesto. Arévalo, el doctor Núñez, Rafael Cedeño, y quien esto escribe nos reunimos en el Bar Panamericano, tomamos una botella de licor criollo, cigarrillos, y allí proclamó el doctor Núñez, Higüey, Provincia, todos dijimos: Higüey provincia.