RINCÓN HISTÓRICO / Formación de la unión cívica nacional

Antonio Cedeño (Macho).

Antonio Cedeño (Macho) [email protected]

Por el hombre de sus sueños, Cedeño; como ella le decía en sus versos, Mercedes su hija complacida, alegre, quería saberlo todo, pero como su novio era marino, después moriría defendiendo la Constitución, le dije que a todos nos trataron bien.

Hacía tres meses que el teléfono de la casa estaba cortado por falta de pago. Pero, a las 4:00 de la tarde Pitico se comunicó conmigo, y le observé las condiciones telefónicas para que llamara lo menos posible, por mi parte entendí el mensaje, restablecieron el teléfono, para mantenernos vigilados telefónicamente. El día 13 fui a cumplir con mis compromisos estudiantiles,

Presentándome a los exámenes, el profesor Pellerano Gómez, tenía a su cargo la catedra de Derecho Civil. Mi apellido Cedeño le llamó la atención. ¿Cedeño?, dijo, ¿porque no te quitas ese apellido? Luego, en voz baja, me preguntó cómo nos habían tratado, así como por Pachín Cedeño, que era compañero de estudio de él. A mi repuesta de que nos trataron bien comprendió que no quería seguir hablando de eso.

Me puso un muy bueno; don Manuel Amiama, era el profesor de Derecho Constitucional, el globo me dio el número cuatro, el cinco, luego él ordenó el 9, el 13, el 17, 19, y 20, un examen maravilloso, pensé, poniéndome un suficiente; pensé que como los apellidos estaban involucrados en el tiranicidio no quería dejar constancia de connivencia alguna.