Residentes del sector Buena Vista denuncian vertedero improvisado en un solar baldío

Génesis Pache
gpache@editorabavaro.com

BÁVARO. Residentes del sector Buena Vista, en Friusa, se quejan de que uno de los solares vacíos en esa comunidad lo han convertido en un vertedero donde se depositan montones de basura para luego ser incendiados.
Los residentes dicen haber denunciado en innumerables ocasiones esta situación ante las autoridades, pero que no reciben respuestas al respecto.
Dentro de los principales problemas que les ocasiona está la dificultad para respirar a los residentes de esa localidad. Por la cercanía del vertedero improvisado con el colegio Segunda Milla también esto les ha provocado algunas situaciones de salud a quienes trabajan y asisten a este centro educativo.
El vertedero está ubicado exactamente en el sector Buena Vista Bávaro, en la esquina del colegio Segunda Milla. Uno de los residentes de esa localidad dijo a este medio que “al frente de ese basurero está la institución benéfica Casa Esperanza que alberga a niñas desprotegidas. Ellas no duermen cuando encienden ese basurero”.
También señaló que ellos, en la comunidad, no conocen los dueños de esos terreros que se han convertido en un foco de contaminación para quienes viven allí. Al colegio Segunda Milla asisten más de 800 niños y en la institución Casa Esperanza hay unas 15 niñas.
La quema de basura y los vertederos improvisados son denunciados constantemente por quienes residen en este distrito Verón-Punta Cana. El humo que expide estos desechos sólidos al ser quemados les causa problemas respiratorios a quienes viven en los alrededores.
El cúmulo de basura también es causante de enfermedades en la piel y la proliferación de insectos como las cucarachas y de plagas como los ratones.
La falta de soluciones en la recogida de basura en algunos sectores de Verón-Punta Cana ha ocasionado que los terrenos vacíos sean ocupados como vertederos improvisados y una vez los desechos se amontonan son incendiados.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews