Unos 130 árboles fueron contaminados.
Unos 130 árboles fueron contaminados.

Ramiro Melo estalla en ira y evade enfrentar crimen forestal en Nisibón

Romayra Morla / [email protected]

Ramiro Sánchez Melo, director provincial de Medio Ambiente.
Ramiro Sánchez Melo, director provincial de Medio Ambiente.

HIGÜEY. Hace varios días, desaprensivos contaminaron alrededor de 130 árboles de diferentes especies que crecían a menos de 20 metros, aproximadamente, de la cuenca del río Maimón en Las Laguna de Nisibón.

Pero ante esta situación deplorable, este semanario intentó buscar una respuesta de la dirección provincial de Medio Ambiente, donde el director de esta entidad, Ramiro Sánchez Melo, luego de negarse a hablar sobre el tema y hasta cerrarle la puerta de su oficina en la cara al equipo de El Tiempo, informó a través del departamento de Relaciones Públicas de esa institución del Estado que “ese caso fue sometido a la acción de la justicia, vía la Fiscalía de Medio Ambiente”.

Asimismo, comunicó que “cualquier información pueden dirigirse al Ministerio Público, ya que es competencia de ellos hablar sobre el tema”. En tanto que Edwin Encarnación Medina, fiscal titular de Higüey, confirmó que este caso está en proceso de investigación y que los culpables o responsables de este crimen forestal recibirán su castigo.

De acuerdo a declaraciones de residentes en Las Lagunas de Nisibón ofrecidas al semanario BávaroNews, los árboles contaminados y talados en la cercanía del río Maimón fueron guamas muy antiguas, de más de 50 años de vida, pinos cimarrones, guásuma y amacey. Es decir, toda una especie de árboles forestales.

También, informaron que más de 10 kilómetros de extensión de la cuenca del río Maimón está en peligro de extinción, por lo que advirtieron a las autoridades de la Dirección Nacional de Foresta, que no están poniendo la atención a los ganaderos, quienes se encuentran maltratando sin piedad la cuenca del río.

Sin embargo, ante los múltiples y constantes daños a los recursos naturales en la provincia La Altagracia, se asume que las autoridades de Medio Ambiente deberían por lo menos enfrentar esta situación, y llevar la voz cantante para garantizar su protección. Pero la principal autoridad en La Altagracia prefiere mantener el silencio ante un tema que es de su incumbencia, además de mostrarse intolerante cuando se le cuestiona.