Antiteatro de La Puntilla, inaugurado este jueves por el presidente Danilo Medina. Tiene capacidad para cuatro mil espectadores sentados y otros tres mil de pies.
Antiteatro de La Puntilla, inaugurado este jueves por el presidente Danilo Medina. Tiene capacidad para cuatro mil espectadores sentados y otros tres mil de pies.

Puerto Plata quiere aprovechar todos sus recursos en el renacer turístico

Rossanna Figueroa  /  [email protected]

Puerto Plata. Es uno de los destinos turísticos más completos del país. Posee playas, montañas, historias, dos puertos: uno moderno para cruceros y otro de cargas, y el único teleférico de la región del Caribe, que lleva al visitante a elevar su experiencia a más de 800 metros de altura.

Todos esos activos, sumados a la calidad de su gente, la mayoría nacida y criada en ese pueblo, siempre han sido atributos que han acompañado a ese destino, pero que en un lapso importante se vieron mermados.

Ahora, los puertoplateños hacen su mejor esfuerzo para que el crecimiento mostrado durante el primer cuatrimestre del año sea el trampolín para volver a posicionarse con niveles de competitividad y sostenibilidad, a nivel nacional e internacional.

El apoyo del Gobierno ha sido fundamental para ese proceso. Inversiones en infraestructuras complementarias, como la restauración de La Puntilla, la construcción de un anfiteatro y el remozamiento del Centro Histórico, devolverán a Puerto Plata el rostro de la ciudad receptiva que tenía hace más de 30 años.

El empujón que faltaba lo dio Carnival Cruise Lines, con la entrada en operación del puerto de cruceros Amber Cove, en noviembre del 2015. Comenzaron a desarrollar campañas enfocadas en la concienciación de sus pobladores: “Puerto Plata, ciudad crucerista” y “Sonríe, eres Puerto Plata”, de cara a la receptividad, y “Entre todos vemos más”, referente a la seguridad del turista; han tocado las fibras de la mayoría de los lugareños.

Este jueves, otros activos se suman a la oferta: el Anfiteatro y el Parque de La Puntilla; el primero, una obra diseñada para conciertos multitudinarios, a orillas del Océano Atlántico, con capacidad para 4,000 personas sentadas y otras 3,000 de pies; y la segunda, la remoción de un parque que encierra más de 500 años de historia, engalanado por un faro centenario y la épica Fortaleza San Felipe.

Esos espacios que fueron remozados por el Comité Ejecutor de Infraestructuras en Zonas Turísticas (Ceiztur), del Ministerio de Turismo, a través del ingeniero Rafael Silverio Galán (Kuky).

El esfuerzo puesto en que Puerto Plata se levante ha sido evidente, pero aún quedan retos que pondrán a prueba a ese polo: la desarrabalización de Sosúa y su icónica playa, una prueba de fuego para autoridades y empresarios.

Atractivos

Rafael Núñez, director general del teleférico de Puerto Plata.
Rafael Núñez, director general del teleférico de Puerto Plata.

La ciudad turística de la región Norte cuenta con más de 42 atractivos complementarios, entre historia y naturaleza. Uno de los más frecuentados es el teleférico, definido como uno de los más interesantes activos turísticos de República Dominicana.

Es el punto de referencia de Puerto Plata, que a bordo de dos cabinas eleva a los visitantes a más de 800 metros de altura: a la cima de la Loma Isabel de Torres, declarada parque y reserva natural.

Rafael Núñez, director general del teleférico, lo define como el orgullo de Puerto Plata, patrimonio de República Dominicana y del mundo.

Es el único a nivel del Caribe. En otros países hay funiculares, pero no teleférico. Cumplimos 40 años y se mantiene tan sólido como el primer día, pues nos enfocamos en mantener elevados estándares que garanticen la seguridad de nuestros visitantes”, explica.

Para demostrar sus aseveraciones, Núñez muestra los números: “El teleférico recibió en el 2015 un incremento de visitantes de un 20% con relación al 2014, siendo de 147 mil en 2014 a 189 mil en 2015. Estamos a mitad de año, y ya hemos recibido alrededor de 118 mil visitantes”.

Indica que el promedio diario al año es de 650 visitantes, y que la temporada determina la cantidad de visitantes. En invierno, el promedio es de unos 900 visitantes por día, y en el verano es de 400. En invierno, el 60% es de extranjeros y 40% locales, y en el verano es lo inverso.

En la cima de la Loma Isabel de Torres, el visitante disfruta de alrededor de un kilómetro de superficie que conjuga flora y fauna endémicas, así como el vistoso Cristo Redentor.

Los cruceros

Julio Ángel Peña Surun y Carlos Cid, de Amber Cove.
Julio Ángel Peña Surun y Carlos Cid, de Amber Cove.

Julio Ángel Peña Surun, gerente de Mantenimiento de Amber Cove, empresa que opera el puerto de cruceros, informa que desde el inicio de sus operaciones, en octubre del 2015, y la apertura un mes después, ha habido mucha receptividad por parte de los puertoplateños, lo que los ha llevado a ir cumpliendo con las expectativas.

“El pueblo está muy esperanzado y creo que el aporte ha sido y seguirá siendo hacia el desarrollo de Puerto Plata, en el ámbito económico, turístico y social. Desde el 2 de noviembre del 2015, han llegado más de 300 mil cruceristas (200 mil pasajeros y unos 100 mil tripulantes)”, indica.

De su lado, el viceministro de Turismo para la Región Norte, Julio Almonte, resalta que cada crucero trae a bordo alrededor de 4,000 visitantes, y que la derrama económica se hace evidente en el pueblo, ya que el 80 por ciento de los cruceristas prefiere salir del puerto a disfrutar algunas horas en Puerto Plata.

Es así, dice Almonte, que de enero a junio del 2016 han llegado 57 cruceros, con 224,452 cruceristas. De octubre de 2015 a junio de 2016, han llegado 77 cruceros y 305,807 cruceristas.

“Hemos ido dando un seguimiento de todo el que sale del puerto. Hasta la fecha llevamos 9, 822 servicios de taxi, 2,075 autobuses, 997 safaris, 888 servicios de vehículos rentados, y un promedio de más de 11 millones de dólares gastados por los cruceristas en la ciudad de Puerto Plata, para un promedio de 70 dólares diarios.

La nueva generación de Puerto Plata está decidida a aprovechar la oportunidad de los cruceros, a juzgar por las expresiones de Carlos Cid, nativo de ese pueblo y quien se desempeña como gerente de Recreación de Amber Cove.

“Nosotros somos los hijos de una generación que tuvo un rezago, por eso estamos aprovechando cada instante de este nuevo resurgimiento de Puerto Plata, y estamos dando al turista un tratamiento de amigo, con calidad. Esta es una oportunidad que está marcando la diferencia”, puntualiza.

El reto: aliviar focos de pobreza

El sabor amargo de la retama subyace en Puerto Plata. Los principales líderes empresariales de la provincia reconocen que el desarrollo de un destino trae consigo el crecimiento de cordones de miseria, realidad que ha estado latente en esa ciudad, al igual que en el principal destino del Caribe, Punta Cana-Bávaro.

Rafael Silverio Galán (Kuky), ingeniero constructor del anfiteatro y remoción de La Puntilla.
Rafael Silverio Galán (Kuky), ingeniero constructor del anfiteatro y remoción de La Puntilla.

Para el ingeniero Kuky Silverio, lo ocurrido en Puerto Plata puede ser corregido en la costa Este, pues reconoce que la Novia del Atlántico carecía de un liderazgo natural y visionario, como es Frank Rainieri, presidente CEO de GRUPO PUNTACANA.

“En Punta Cana está la ventaja de tener un liderazgo y un visionario como es Frank Rainieri, que entiendo que es un gran líder en la zona Este, que ha hecho un gran trabajo y que lo que hay es sentarse con las autoridades municipales y el Gobierno Central, para comenzar a corregir los problemas que comienzan a surgir en cuanto a cordones de miseria y medio ambiente”, dice.

A seguidas, agrega: “La estructura está, lo que hay es armar el plan para que no se repita la mala experiencia de Puerto Plata. Si no se organiza, se repite esta mala experiencia. Si se crean habitaciones hoteleras, que lo que demanda es empleados, con hoteleros que no les importa lo que está ocurriendo detrás, aumentan los cordones de miseria en torno a los polos turísticos, por lo que hay que crear las condiciones; la parte urbanística”.

Para Silverio, la clave es unificación empresarial, apoyo gubernamental, municipal y organización social de las comunidades. “Ustedes tienen un excelente liderazgo en Frank Rainieri. Punta Cana-Bávaro tiene más de 40 mil habitaciones y más de 70 mil empleados, una parte de los cuales vive en Higüey, pero muchos quieren vivir cerca de su lugar de trabajo, por lo que es necesario crear esas condiciones para que no siga creciendo ese cordón de miseria. Hay que hacer una intervención para que no les pase lo que nos pasó a nosotros. Un buen desarrollo social crea arraigo”, resalta.

Galería