Proponen en RD venta de combustibles y GLP en una misma estación de servicio

Verón. En los últimos días, diversos sectores de la sociedad civil han estado desarrollando intensos debates en el país sobre la factibilidad de vender combustibles y Gas Licuado de Petróleo (GLP) en una misma estación de servicio, pues algunos expertos aseguran que esta opción traería importantes aportes a la economía nacional.

Uno de los principales promotores de esta propuesta es la Asociación Dominicana de Empresas de la Industria de los Combustibles (Adeic), donde visualizan una serie de criterios que impulsarían tanto una democratización del sector de los combustibles, como facilidades al consumidor final de seleccionar el tipo de inflamable que requiere, sin tener la necesidad de trasladarse a diferentes estaciones de servicio para obtenerlo.

Bela Szabo, miembro de esta organización, explicó que desde el punto de vista técnico esta alternativa no representa riesgos, y que por el contrario la vecina isla de Puerto Rico, países como Estados Unidos, Perú, Costa Rica, Brasil, Venezuela, México y Chile, además de los europeos, han implementado desde varios años esta modalidad.

“Entendemos que en República Dominicana esto es posible, y que va a llegar por la base tecnológica del parque vehicular, y por la facilidad que hay que brindarles a los clientes a la hora de escoger sus puntos de abastecimiento de combustibles”, dijo Szabo.

Señaló que actualmente en el país la gasolina y demás productos líquidos inflamables en general se venden por separado en estaciones diferentes. Sin embargo, algunas de ellas expenden al mismo tiempo el gas natural vehicular, que constituye un producto similar al GLP.

Szabo destacó que a pesar de que los combustibles son diferentes, los equipos que utilizan para el manejo de estos tienen sus características muy específicas para prevenir y mitigar cualquier inconveniente vinculado a derrames e incendios.

“Nosotros vemos varios aspectos que esta práctica puede dejar positivamente a la República Dominicana. Uno de ellos, los niveles elevados de estándares de seguridad, y por consiguiente las estaciones de servicio que se puedan incorporar a la venta de ambos combustibles deben potenciar las acciones de resguardo.

Desde el ámbito comercial, esto promueve el derecho de libertad de elección del consumidor final, porque hoy en día los vehículos que manejan ambos combustibles tienen que cambiar y usar varias locaciones para abastecerse”, sostuvo. Además, indicó que fomenta la democratización del sector de los inflamables, lo cual impactaría positivamente en otras áreas comerciales dado a que se insertarían más actores a la competitividad, lo cual beneficia la capacidad de elección del consumidor final

. De su lado, Miguel René de la Cruz, también integrante de la Adeic, precisó que es un tema principalmente de conveniencia para el consumidor, porque mucho de los vehículos todavía son duales. Es decir, que consumen tanto gasolina como GLP y en una misma estación de servicios los clientes pueden fácilmente obtener ambos combustibles y satisfacer ambas necesidades.

Manifestó que las estaciones de servicios donde se pretende expedir ambos combustibles tenderían a favorecer al conductor, por constituir lugares propicios para la circulación de vehículos. No así la mayoría de las envasadoras de GLP, que se hicieron para la venta y distribución de cilindros.

Aseveró que las estaciones de gasolina manejan mejor el tema de las necesidades de los consumidores. “Tradicionalmente, estas han respetado las normas; por tanto, es una garantía de cumplir los estándares de seguridad, lo que significa que no hay peligro alguno para vender gasolina y GLP”, expresó De la Cruz.

En tal sentido, recalcó que de forma adicional esta práctica también impulsaría significativamente la generación de empleos, tanto en estaciones de servicios como en las plantas de gas que cumplan con los niveles operacionales e instalen suministro de gasolina y diésel en sus facilidades.

ASPECTOS LEGALES

Desde la perspectiva jurídica, la venta de combustibles y Gas Licuado de Petróleo se ve impedida en la Repú- blica Dominicana por el Reglamento 2119 sobre la Regulación y Uso de Gas Licuados de Petróleo, que data del 29 de marzo de 1972, el cual establece en su artículo 37 que “no se permitirá la venta de gases licuados de petróleo en talleres, garajes, bombas de gasolina y locales que requieran la existencia de fuegos abiertos”.

Tanto para la Adeic como para las demás asociaciones que agrupan empresas vinculadas al sector de los combustibles, el reglamento limita el ejercicio de un derecho, al prohibir el expendio conjunto de inflamables, lo que está impidiendo a un sector importante que pueda ampliar la acción de un derecho fundamental que es la libertad de empresa y de comercio.

Desde algunas empresas de gas han manifestado su desacuerdo con la implementación de este servicio en el país
Desde algunas empresas de gas han manifestado su desacuerdo con la implementación de este servicio en el país.

En el marco de las discusiones que se están desarrollando en el país sobre este tema, se evalúa la normativa referida sobre el mercado de los combustibles ante el Ministerio de Industria y Comercio. Esto con la intención de posibles modificaciones al texto, aprobado hace más de 45 años, y que de acuerdo a empresarios del sector contradice lo dispuesto en los artículos 40, numeral 15, y 74 de la Constitución, que se refieren básicamente a la libertad de elección del consumidor.

Para el director del Ministerio de Industria y Comercio en la provincia La Altagracia, Joel David Pión, la venta de combustibles y GLP al mismo tiempo en estaciones de servicios no está en los planes actuales a desarrollar por parte de esta entidad estatal, sin descartar que en un futuro se implemente esta alternativa en el país.

A su juicio, las bombas de gasolina no están preparadas para prestar ese tipo de servicios, que a su juicio incluirían adecuación de los espacios y la aplicación de una serie de protocolos de seguridad que ahora mismo no existen.

Pión reiteró la normativa actual que prohíbe la distribución de productos líquidos inflamables y GLP al mismo tiempo, y recomendó a los promotores de esta iniciativa educar primero a la ciudadanía en torno al tema para adoptar los mecanismos de resguardo al ingresar a las estaciones.

“Hay que imaginarse ir a una bomba donde se vende gasolina y GLP y llegue un motoconcho con un tanque de gas en malas condiciones, sería un peligro y por tanto hay que reglamentar eso, porque no estamos preparados para implementar ese servicio”, añadió Pión.

Joel David Pión, director del Ministerio de Industria y Comercio de la provincia La Altagracia.
Joel David Pión, director del Ministerio de Industria
y Comercio de la provincia La Altagracia.

No obstante, reconoció que esta modalidad traería beneficios para la población, porque evitaría el traslado a estaciones que sólo proveen combustibles específicos, y destacó los países de Europa y América que ya cuentan desde hace varios años con este servicio.

LOS OPERADORES

El gerente de la estación de servicio Sunix, ubicada en el Downtown, Amado Hernández, se mostró a favor de que se implemente la venta de combustibles y GLP en el país, por cuanto ha sido de gran beneficio en otras naciones del mundo.

“Los estándares de seguridad son muy altos y por tanto no hay inconvenientes, y algo muy importante es que el cliente se beneficie porque va ir a un solo lugar a proveerse, además que dejará buenos aportes a la economía del país”, señaló.

Un directivo de la empresa Propagas, que pidió no ser identificado, expresó su desacuerdo con esta modalidad, en virtud de que a su juicio son productos con diferentes categorías químicas y temperaturas.

“Eso constituye mucho riesgo, sobre todo por el GLP, que es altamente inflamable y se mantiene a presión, lo cual es muy peligroso, más aún cuando tienes dos combustibles diferentes en un solo lugar. No es recomendable y por eso no existe en el país”, dijo.

Bela Szabo, miembro de la Asociación Dominicana
de Empresas de la Industria de los Combustibles.

Parque vehicular

Según la Dirección General de Impuestos Internos, el parque vehicular en República Dominicana es de aproximadamente 3 millones 854,038 unidades, de los cuales el 21.2% son carros y el 54.4% motocicletas. Los carros demandan un aproximado del 95% del consumo de gasolina premium (140 MM galones), más 80% de la gasolina regular (147 MM galones) y el 55% de GLP, es decir 259 MM de galones.