Primer Gobierno de Danilo terminó sin resolver obras puntuales en Distrito Verón-Punta Cana

Génesis Pache / [email protected]

VERÓN. Mañana, 16 de agosto, se cumplen cuatro años del primer Gobierno del reelecto presidente Danilo Medina, quien a pesar de todo este tiempo no pudo satisfacer viejas demandas de obras puntuales para el desarrollo de esta zona turística.

La necesidad de un acueducto, un hospital, un centro de recreación y demás obras que ofrezcan una mejor vida a quienes residen en una de las zonas más productivas y de mayor relevancia turística en el Caribe, son parte de las deudas sociales que al Gobierno presidido por Medina le restan por saldar.

La zona de Verón, Bávaro, Punta Cana, con cerca de 50 mil habitantes, carece de un hospital público que brinde asistencia a sus moradores. Verón solo cuanta con un Centro de Atención Primaria, situación en la que se encuentra también Bávaro y La Ceiba del Salado.

Cada vez que ocurre un accidente de tránsito o una persona debe ser sacada de emergencia de esta zona, si no tiene los medios para ir a un centro de salud privado, tiene que ser llevada hasta el hospital del municipio cabecera de la provincia La Altagracia, Higüey. Los largos trayectos y distancias ocasionan que en muchos de los casos de emergencia médica el tiempo sea un factor determinante para salvar la vida de los afectados.

Esta zona todavía no cuenta con un acueducto ni un sistema sanitario que permita que el agua que utiliza la población para consumo humano esté libre de contaminación. Las aguas negras van a parar al subsuelo, lo que mantiene en peligro permanente la salud de las comunidades, que se ven obligadas a usar esta agua contaminada a través de bombas que sumergen a pocos metros.

Las playas, que representan el principal atractivo de esta zona, fueron igualmente desatendidas durante estos cuatro años de mandato de Danilo Medina, que casi llegan a su final. Los cambios climáticos y una serie de factores medioambientales, sumados a la contaminación de los acuíferos en esta localidad, han provocado que las playas presenten evidentes grados de deterioro.

El sargazo que por varios meses afectó las costas dominicanas marcó un mal precedente en esta zona turística, por la falta de medidas oficiales para contrarrestar el problema medioambiental que afectaron las playas de este polo. Fueron diversas las propuestas enarboladas como medida para enfrentar esta situación, como comprar las maquinarias adecuadas para eliminar el exceso de algas sin necesidad de sacar la arena, sugerencia que nunca se tomó en cuenta.

 Playas y conflictos

La erosión de las playas es otro tema pendiente. Como resultado de este problema, algunas plazas artesanales que se encontraban antes a orillas de las playas, hoy el agua entra hasta sus establecimientos. Las playas de esta zona aún son afectadas por la erosión, pero hasta el momento el Gobierno central no ha adoptado medidas que contrarresten este mal.

Los enfrentamientos entre vendedores de las playas, asociaciones y autoridades de esta zona, es otro tema que queda inconcluso al momento de finalizar el primer período de Gobierno de Danilo Medina. La falta de solución a esta problemática mantiene latente este conflicto, debido a que han surgido nuevas asociaciones de vendedores que quieren les sean reconocidos sus derechos a ofertar sus productos en las playas.

La arrabalización y falta de ordenamiento urbano que afronta Verón, Bávaro y Punta Cana ocasionan, igualmente, una mala imagen para la zona que más turistas recibe en todo el país. Los barrios de esta localidad han crecido de forma desorganizada, provocando que las calles parezcan callejones y no haya espacio para las aceras y contenes.