PINCELADAS / Siete de julio, pinceladas de una vida

Ernesto Rivera (DUKE).

Ernesto Rivera (Duke) / [email protected]

Un día normal. O lo que soy (2)

Me bombardeaba tan pronto, que no me daba tiempo a defenderme. Mis orejas y mi cara se iban poniendo rojas, porque me da vergüenza que me alaben de frente, y mientras ella hablaba, por dentro de mí yo decía: tierra trágame.
Por fin, no sé de dónde me salió valor y le dije: cállate ya la boca por Dios muchacha, y dale paso a las preguntas a ver si de una vez se te borran todas esas tonterías.
Ya me imaginaba yo que sería una larga entrevista dado lo numeroso del equipo, y porque veía que cada uno tenía en las manos su propia agenda.
Interiormente pedí luz al Espiritusanto para contestarlas todas sin que se sintieran escandalizados ni tampoco defraudados, y comenzaron: ¿cómo es el doctor Duque como padre de familia, pintor poeta, historiador, munícipe, educador por varios años en el liceo secundario? ¿De su producción literaria, cuál le parece la mejor? ¿Cuál es su mejor de sus poemas, el mejor de sus cuentos, cuántas exposiciones de pintura ha hecho, que técnicas usa, a cuáles clubes sociales o de servicio ha pertenecido? ¿Qué piensa del turismo, de las drogas, la violencia, la bachata, el perreo, el reggaetón? ¿Cómo encargado de Cultura del Ayuntamiento, qué opina del avance de la cultura en la provincia? Y, por fin, gracias a Dios, un mensaje a la juventud.
El mensaje está dado, muchachos, no creo que haya nada más que agregar. De verdad sentí que el Señor me asistió, además de que estaba acostumbrado a estas entrevistas, que aunque son muy frecuentes, no logro sobreponerme a ellas. Mi miedo escénico nunca me ha dejado.