PINCELADAS / Siete de julio, pinceladas de una vida

Ernesto Rivera (DUKE).

Ernesto Rivera (Duke) / [email protected]

Un día normal. O lo que soy (1)

Pasa mucho tiempo y un día cualquiera de nuevo nos reunimos. Entre chistes y recuerdos me dice: voy a contarte cómo es un día normal en mi vida. Como ves no soy rico, no tengo fincas y a mi edad ya debía estar retirado, pero esa va a ser muy difícil. Todavía no tengo vocación de fósil.
Antes me contó lo que habían formado para que fuera líder entre sus compañeros. Que así de muchacho y que lo siguió siendo de adulto y de profesional. Ahora, como arrepentido de haberme contado aquellas cosas y considerándolo como una falta de modestia propia de la juventud, quiere borrar de mi mente aquella imagen y empresa diciéndome:
Es un lunes por la mañana. Exactamente las 8:30 y me preparo a comenzar el trabajo.
Llega a la puerta un grupo de 20 muchachos que me toman de sorpresa, pero que no me extraña ya por su repetición de dichas sorpresas. Veo sus caritas risueñas, exentas de malicia, todos oscilan entre los 12 y 15 años. Ya me imaginaba yo qué buscaban y aunque era lunes tan temprano, cómo negarme sabiendo que lo que vienen a pedirme es parte de mi vida normal.
La vocera me abordó de inmediato: nosotros somos estudiantes del Colegio de La Salle, me dijo. El profesor nos puso como tarea entrevistar a una persona cuya trayectoria consideráramos impecable por sus aportes a la comunidad en todos los sentidos. Que le veamos como modelo a seguir y como reserva moral en este tiempo de inversión total de valores.