PINCELADAS / Siete de julio, pinceladas de una vida

Ernesto Rivera (DUKE).

Ernesto Rivera (Duke) / [email protected]

El viaje (10)

Yo me sentía privilegiado de ser recibido como persona de confianza en ese hogar, porque además, era amigo de Noris y compañero de Nelson, ambos hijos de doña Patria y de don Pedro González, de cuya cara no quedaron ni las ruinas, ya que fue destruida totalmente por los miembros del SIM que allí establecieron su cuartel.
Esto viene a cuento por mi gran admiración por el héroe del 14 de Junio, del que no pude estar cerca y servirle directamente, pero por cuya causa pasé uno de los mayores sustos de mi vida como tú sabes, porque fuiste testigo. Y de nuevo me viene a la memoria aquello de que Dios no hace chepas ni coincidencias, que en su plan todo está fríamente calculado.
A través de todos estos largos años de vida profesional, social y de servicio, he estado, estoy y soy de todos. Unos creen que soy reformista por viejo. Otros, peledeísta, por mi mentalidad. Muchos dicen que soy más perredeísta que Peña Gómez, porque fui su amigo. Pero cuando alguien me reclama para su parcela en especial le digo: parece que a ustedes se le olvidó que soy el vicepresidente de la Junta Electoral.
Y como ves, aquí me tienes, conversando contigo y tratando de que dejemos algo por escrito para la posteridad, ya que es tiempo de que lo vayamos haciendo.
Pero antes de terminar este diálogo, déjame darte una idea de lo que es hoy un día normal en mi vida. Cuéntalo luego a tu manera. Verás que casi nada ha cambiado y que, a pesar del tiempo, soy genio y figura…Esto es lo último que se me ocurre contar por ahora.
Oh, no. Todavía hay tópicos que no hemos tratado. ¿No te ha tentado nunca la política?